La Región Lombardía tiene 12 grandes ciudades donde podrás descubrir el más precioso arte italiano, la arquitectura antigua y medieval y las nuevas tendencias modernas. Cada una con su impronta e historia, te cuento lo que no te podes perder en cada una de ellas.

Las 12 mejores ciudades para ver arte y arquitectura en Lombardía

|Milán
|Bérgamo
|Brescia
|Como
|Cremona
|Pavía
|Lodi
|Mantova
|Monza
|Sondrio
|Varese
|Vigevano

 

Milán

La capital de la innovación: Milán es la ciudad más europea de toda Italia. La "Revolución Verde", llevará a la ciudad a contar con 14 mil nuevos árboles; las bicis y motos eléctricas y la gran cantidad de espacios y huertos públicos la ponen a la vanguardia de la sustentabilidad. Milán jamás te dejará de sorprender porque es una ciudad que nunca para. Rascacielos de autor, edificios donde la naturaleza es protagonista y una agenda de eventos que van desde la tecnología, el diseño o la moda. Los principales eventos de la ciudad son:

  • Mi Art (de Arte Moderno)
  • Milano Film Festival
  • Salone del Mobile (la feria del diseño más importante del muno)
  • Feria del Artesano
  • Semana de la Moda

Arquitectura

Recorrer la ciudad para apreciar las nuevas tendencias arquitectónicas es casi obligatorio para el que visita la ciudad. Lo nuevo con lo clásico y lo antiguo, se entrelazan en calles de adoquines, viejos tranvías aún funcionando y escaparates de ensueño. Pasear por Milán es un placer. El Skyline de la ciudad cambia cada año. Desde el Bosco Verticale, la zona de City Life de Zaha Hadid, Arata Isozaki y Daniel Libeskind, pasando por la Torre Branca, el Palacio Lombardía (por lo general abierto al público los domingos) o los techos de la Galería Vittorio Emanuele donde se puede ver la ciudad en 360 grados son algunos de los puntos donde poder ver la ciudad a ojo de águila.

La ciudad verde

Además de las huertas y los techos y balcones llenos de plantas, Milán tiene una gran cantidad de parques y jardines públicos históricos para visitar como el Jardín Giardini Montanelli o los Jardines della Guastalla. Los mejores parques de la ciudad son Boscoincittá y el Parco Nord, siendo la nueva Biblioteca de los Árboles, en el barrio de Isola la nueva joyita de la ciudad. (Fue diseñada por el mismo arquitecto que hizo la High Line de Nueva York).

Más allá de lo clásico

Este blog se dedica a contar todo lo que pasa en Milán, por lo que les daré algunos consejos sobre obras de arte alternativas para ver, que están buenísimas y son para todos los gustos:

  • Las obras de Rafael y Piero della Francesca en la Pinacoteca de Brera.
  • El Museo del 900 para entender la historia del Futurismo, un movimiento estético originario de Milán, y aprovechar la panorámica a la plaza del Duomo.
  • Ver lo último en diseño y arquitectura en la Triennale de Milán.
  • Ver la colección del GAM, pasear por los jardines de la villa y tomarse un café en su bello bar.
  • Visitar el Pirelli Hangar Biccoca para ver los Siete palacios celestes de Anselm Kiefer.
  • Una vuelta por la Fundación Prada o por el Mudec, el Museo de la Cultura, cuyas muestras son una ventana al mundo.
Ir arriba

Bérgamo

Una ciudad alta y una baja y un funicular que las hermana. Un lugar de belleza única que protege sus tesoros con 5 kilómetros de muros que abrazan la ciudad y la convierten en uno de los lugares más bellos del mundo. Construidos en 1561 por los Venecianos, el cordón de piedra está intacto desde aquella época y fue declarado en 2017 patrimonio Unesco de la Humanidad.

En la plaza central de Bérgamo Alta, la Piazza Vechia, nacen varios edificios que son verdaderas obras de arte: el Palazzo della Ragione, el Palazzo del Podestà y el Palazzo Nuovo (hoy la Biblioteca Angelo Mai) ambas realizada en mármol blanco. Pero más allá de todo lo que hay para ver, el encanto de perderse en esta pequeña ciudad medieval es un gusto que todos debemos darnos, deambulando entre patios escondidos, iglesias majestuosas, callejones y muros.

Un museo recuperado

Después de siete años de restauraciones, la Academia de Carrara es uno de los museos más amados de Italia. La Academia, fundada en 1796 cuenta con más de 600 obras entre las cuales el "San Sebastiano" de Rafael o el "Retrato di bambina" de Giovan Battista Moroni.

Funicular

Hay dos funiculares funcionando: uno del 1887, que va desde la Ciudad Baja a la Ciudad Alta en 2 minutos y 40 segundos. El otro, el el 1912, va un poquito más arriba que el otro, llegando a San Vigilio. Funciona de las 10 de la mañana a las 22.30 de la noche. Cada día, a las 22, la Torre Cívica hace sonar las 100 campanadas, que en un tiempo significaban el cierre de las puertas del muro veneziano. Consejo: escuchar las campanadas antes de abandonar la ciudad más perfecta de la Edad media.

Bérgamo

Tren

Desde Milán hasta Bérgamo, se puede tomar un tren en Milano Centrale, con un costo de 5,50 euros y una duración de entre 48 minutos y 1 hora con 13 minutos, según el servicio.

Ir arriba

Brescia

Una ciudad que vale la pena visitar si se viaja por Lombardía: la "Brixia romana". Su Parque Arqueológico Patrimonio de la Humanidad, con 4 mil metros cuadrados en pleno centro urbano; los subterráneos del Palazzo Martinengo Cesaresco y un centro histórico con la Plaza Paolo VI con 2 Duomos en lugar de uno. El Duomo Nuevo, con una fachada barroco tardía, y el Duomo Viejo de estilo románico, uno de los pocos que quedan en pie en Italia.

La Piazza della Loggia, de estilo veneziano tiene una Torre dell'Orologico (La Torre del reloj) con un cuadrante astronómico que es una verdadera maravilla de técnica y arte.

Capital del teatro

En el mes de septiembre, Brescia aloja la "Fiesta de la Ópera", donde centenares de artistas convierten a la ciudad en la cuna del melodrama. Artistas se encuentran y realizan todo tipo de presentaciones en teatros, lugares antiguos, patios, fábricas y restaurantes. El Teatro Grande es además de la Scala de Milán, otro de los grandes templos italianos de la lírica.

Una carrera conocida

¿Se acuerdan del juego Las Mil Millas? Esa carrera existe y se corre desde Brescia a Roma, ida y vuelta, y es un clásico que se corre desde el 1927 con autos de época de 41 países. La carrera se realiza la segunda semana de mayo, pero si te toca llegar a la ciudad en otro momento y sos amante de los autos antiguos, podes visitar el Museo Mille Miglia, en Santa Eufemia della Fonte.

Amantes de los espumantes

Septiembre es un buen mes para conocer Brescia ya que en esta fecha se puede visitar los alrededores de la ciudad y sumergirse en el mundo del Franciacorta, un pequeño pueblo de sutiles colinas productora del famoso espumante que lleva su nombre. El Festival de Franciacorte permite recorrer a través del arte, las burbujas y la música, toda la cultura de la fabricación de esta bebida, mientras se hacen escapadas al Lago de Garda o a Sirmione.

 

Tren

Un viaje en tren desde Milán a Brescia tarda poco más de una hora (desde las estaciones Milano Centrale o Milano Greco Pirelli) y cada billete cuesta 7,30 euros.

Ir arriba

Como

Uno de los lagos más famosos del mundo, el Lago de Como es uno de los puntos turísticos más importantes de la Lombardía, y la cantidad de opciones para conocerlo son infinitas. Tomar el "batello" para moverse por los pueblitos más famosos y hermosos como Varenna, Menaggio, Bellagio, Villa Carlota, Tremezzo o Lenno, es un clásico de quien visita Como, pero si se va con un poco más de tiempo, hay algunas cosas que ver más allá de las caminatas por estos lugares.

Las villas

Como tiene una gran cantidad de villas antiguas con increíbles jardines para conocer. Una de ellas es Villa Olmo, una casona del 1700, famosa por sus bellos parques y con una de las panorámicas más bonitas sobre el lago. Villa Grumello y Villa Sucota permiten descubrir entre limoneros e invernaderos la historia de esta zona.

Lago de Como

El Duomo


Duomo de Como


La catedral Santa María Assunta de Como representa uno de los monumentos más notables del norte de Italia. La fachada gótica tardía construida de mármol de Musso entre 1457 y 1486, presenta ciertas similitudes al Duomo de Milán. La iglesia mayor está alineada con el broletto y la torre cívica, donde se encuentran las campanas, separadas de la iglesia.

La campana cívica suena a mediodía de lunes a viernes: después del "Campanù di Bergamo" es la campana histórica más grande de Lombardía que aún está en funcionamiento.

 

 

A la espalda del ábside, cruzando la calle, la arquitectura de los años 30 de Giuseppe Terragni nos enseñan el protagonismo del Racionalismo italiano. Los pórticos de Piazza Fedele son un lugar ideal para hacer una "pausa café" típicamente italiana.

Panorámica del Lago de Como
El camino de la seda lombarda

En la zona del "Comasco", la producción de la seda inicia en el Siglo XV, y la Revolución industrial del 1700 y la primera mitad del 1800 llena el territorio de hilares. El Museo de la Seda cuenta la cadena de producción de esta actividad, desde la mariposa que la produce, el Baco, hasta el refinamiento. Para los apasionados del tema, se puede conocer también el Museo Studio del Tessuto (Museo de la tela) de la Fundación Ratti.

Tren

Un viaje en tren desde Milán a Como tarda poco más de una hora (desde la estación Milano Centrale) puede tardar de 40 minutos a un poco más de una hora, con un costo por tramo de 4,80 euros.

Ir arriba

Cremona

Cremona es la ciudad de los luthier, capital de la música y cuna de los violines Stradivarius, Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Desde hace 500 años los violines nacen, se estudian, se restauran y suenan en esta ciudad donde hay unas 500 botteghe (bodegas) donde se fabrican esos increíbles instrumentos, y en las cuales se podría pasar horas y horas recorriéndolas. Como no podía ser de otra manera, el Museo del Violín cuenta con ejemplares únicos de Amati, Stradivari y Guarneri.

La plaza más linda de Italia

La Piazza del Duomo de Cremona es una de las más bellas de Italia. Allí se puede ver la Catedral (uno de los edificios románicos más deslumbrantes del país), el Torrazo (la torre de piedra más alta de Italia)  la Loggia di Militi y el Palacio comunal, ambos originarios del año 1200. La fachada del Duomo está hecha de mármol de Carrara blanco y mármol rojo de Verona tiene una gran rosa central y estatuas de Sant'Imerio, la Virgen María y Sant'Omobono.

Torrazzo es el símbolo de Cremona y domina la plaza mirando hacia los otros monumentos. Está compuesta de torres de diferentes períodos que se superponen. En el cuarto piso hay un reloj astronómico de 8,5 metros, dos metros más grande que el famoso Big Ben de Londres.

Otro lugar que vale la pena visitar es el Monasterio de San Giuseppe in San Sigismondo, cuyo externo es muy simple pero su interior es realmente deslumbrante donde se esconde uno de los tesoros pictóricos más bellos del manierismo lombardo. Fue construida en 1662 en el lugar donde 20 años antes Bianca Visconti y Francesco Sforza se casaron dando a luz a la dinastía Sforza.

Tren

Un viaje de ida a Cremona desde Milán cuesta 7,30 euros y se puede tomar el tren en Stazione Centrale o en Milano Greco Pirelli.

Ir arriba

Pavía

Una ciudad preciosa, muy cerca de Milán, que en algún momento fue capital del Reino Lombardo y morada de los duques Visconti y Sforza. Medieval, cultural, llena de vida y atravesada por el Río Ticino, Pavía es además una ciudad universitaria y cuna del conocimiento europeo. El Ponte Coperto es uno de los símbolos de la ciudad y conecta el centro histórico con los barrios que originalmente estaban fuera de los muros medievales.

A un paso de la Certosa

Viajando desde Milán en tren, se puede hacer una pausa en la famosa Certosa de Pavía, un monasterio a un par de kilómetros de la ciudad que es una verdadera joya gótico-renacentista. Con entrada gratuita y visitas guiadas organizadas por los propios monjes, esta iglesia es una de los secretos mejor guardados de la Lombardía.

Tren

El pasaje de Milán a Pavía cuesta tan sólo 4 euros, y con el billete regional (que tiene 3 horas de validez) se puede hacer una parada en la Certosa de Pavía, una estación antes de la ciudad.

Ir arriba

Lodi

A la orilla derecha del río Adda, Lodi se desarrolla alrededor de la Piazza della Vittoria, el corazón de su centro histórico, donde se encuentran sus principales monumentos. Entre un pasado marcado por el conquistador Federico Barbarossa y un presente diseñado por el arquitecto Renzo Piano, Lodi sorprende con sus rincones de Liberty y los indicios de palacios del Ochocientos y del Novecientos por aquí y por allá.

El Templo Cívico de Santa María Encoronada es uno de los lugares más importantes de Lodi. Realizado en 1487 por Battagio, un discípulo del Bramante, esconde en su interior entre frescos y dorados, pinturas y mesas de mármol, un cofre del Renacimiento con viejas obras del artista Bergognone.

Detalle del Duomo de Lodi

Detalle del Duomo de Lodi

Una plaza fascinante

Utilizada a menudo para campañas publicitarias y set de filmación, la Piazza della Vittoria es una de esas plazas italianas que hay que visitar alguna vez. Tiene una característica muy especial: es una de las pocas plazas del mundo con pórticos en sus cuatros lados, y desde siempre ha sido el alma de Lodi. Todavía hoy, se realiza allí como en la Edad Media, los mercados tradicionales. La pavimentación de la plaza es todavía la original del 1700. Los principales edificios que se encuentran en la plaza son la Catedral y el Ayuntamiento. Alrededor hay casas porticadas, la más importante de las cuales es el Palazzo Vistarini.

El Duomo de Lodi

El Duomo de Lodi

Qué ver

Un festival ideal para ir a ver a Lodi es el de la "Fotografía Ética", realizado en el mes de octubre. Otro momento para conocer Lodi es en septiembre, cuando se hacen varias ferias culinarias donde se pueden comprar productos del territorio como el queso panerone o el salame di struzzo. En la lista de cosas para ver en Lodi, no pueden faltar conocer las principales tradiciones artísticas de la ciudad: la decoración y el procesamiento de la cerámica, que se ha convertido en una producción importante desde la época romana, gracias a la gran presencia de arcilla que caracteriza a la zona, y que ha hecho crecer un floreciente mercado.

Tren

Desde la Estación Milano Centrale se puede tomar un tren directo a Lodi por 4 euros, con una duración que puede ir de 26 minutos a una hora.

Ir arriba

Mantova

Esta espléndida ciudad renacentista en 2008 fue incluida en la lista de sitios del Patrimonio Mundial de la UNESCO. Gobernado durante más de cuatro siglos (entre 1328 y 1707) por la familia Gonzaga, una familia de origen campesino que primero se convirtió en Señores y luego en Marqués.

Los amantes del arte y la literatura han construido palacios, monumentos e iglesias, transformando Mantua en la joya que aún podemos admirar hoy. Circundada de 3 lagos artificiales (el lago Superior, el lago Mezzo y el lago Inferiore) Mantova tiene un halo de romanticismo único. Uno de los artistas más destacados que vivió en Mantova fue Andrea Mantegna, quien realizó la obra Camera degli Sposi (La Cámara de los Esposas), la cual se encuentra en el interior del Palacio Ducal de San Giorgio.

Una plaza de hierbas

Piazza delle Erbe, llamada así porque desde la Edad Media se desarrollo allí el mercado de frutas y verduras, es el lugar donde se puede ver el Palazzo della Ragione, el Palazzo del Podestá y la antigua rotonda de San Lorenzo, todo marcado por el paso suave del reloj astronómico de la Torre del Reloj. En una de las esquinas de la plaza podrán encontrar el Duomo de Mantova, el cual tiene el campanario románico, la fachada principal barroca tardía y el lado derecho de terracota roja gótica. Una mezcla divina.

Piazza delle Erbe, Mantova

Piazza delle Erbe, Mantova

Qué ver

A lo largo del río IV de noviembre, la vía fluvial que cruza la ciudad, llegamos a la logia de los pescaderos Giulio Romano, un edificio histórico dedicado al comercio de pescado y conectado a Beccherie, el matadero público. Otro lugar que merece la pena recorrer, además de la Basilica di Sant’ Andrea, es el Palazzo Te, una villa construida en 1500 por el arquitecto Giulio Romano a instancias de Federico II de Gonzaga que quería un lugar apartado para dedicarse a la recreación y la diversión. Aquí se encuentran la Cámara de Cupido y Psique y la Cámara de Gigante, dos frescos por los que vale la pena viajar a esta ciudad.

Teatro, escritores y sabores

Un buen momento para visitar Mantova es septiembre, cuando se lleva a cabo el "Festivaletteratura", el cual desde hace 20 años recibe a escritores de todas partes del mundo, donde se puede encontrar lecturas en plazas, teatros y palacios. El teatro de esta ciudad también guarda su encanto: el Scientifico Bibiena, donde han tocado artistas como Amadeus Mozart apenas inaugurado el lugar.

Tren

Desde Milán se necesitan dos horas de viaje, con un precio de 11,50 euros cada tramo.

Ir arriba

Monza

Tiene unas 700 habitaciones y un parque amplio y elegantemente diseñado. La Villa Real de Monza fue construida durante la dominación de los Habsburgo en el norte de Italia para convertirse en la residencia archiducal de la familia. La obra es del arquitecto imperial Giuseppe Piermarini, el hombre que en esa misma época creo la Scala de Milán. Entre las maravillas que esconde este lugar se encuentra el "Roseto", un parque dedicado a las rosas que cuenta con más de 4 mil variedades.

Villa Real, Monza

Villa Real, Monza

El Duomo

La catedral de Monza le debe su existencia a  la reina longobarda Teodolina, una reina cristiana, mecenas del arte y la literatura de su tiempo, que en Monza construyó un rico palacio, además de fundar la basílica dedicada a San Juan Bautista y otros edificios religiosos que facilitaron la predicación del misionero irlandés San Columbano por toda la región. Si se visita el Duomo de Monza, no hay que perderse el Museo del Tesoro, donde se guardan 14 siglos de arte y de historia de Occidente.

Duomo de Monza

Duomo de Monza

Diseño italiano

Para descubrir de qué hablamos cuando se piensa en el Made in Italy, se puede hacer un salto a la sede del Triennale Design Museum de Milán, en el espacio Balverde de la Villa Real. Completamente rediseñado por el super conocido artista Michele De Lucchi, el espacio ofrece una colección permanente de piezas de los años '50 hasta la actualidad.

Teatro, escritores y sabores

Un buen momento para visitar Mantova es septiembre, cuando se lleva a cabo el "Festivaletteratura", el cual desde hace 20 años recibe a escritores de todas partes del mundo, donde se puede encontrar lecturas en plazas, teatros y palacios. El teatro de esta ciudad también guarda su encanto: el Scientifico Bibiena, donde han tocado artistas como Amadeus Mozart apenas inaugurado el lugar.

¿Amantes de la Fórmula 1? Para los que aman las carreras, pueden hacerse una concesión visitando el circuito más rápido de la F1: 5.793 metros. Si no hay carrera, se puede reservar un curso de manejo deportivo en el circuito. Nada mal.

Tren

Desde Milán se necesitan sólo 17 minutos de viaje desde Milano Porta Garibaldi y el costo del billete es de 2,40 euros.

Ir arriba

Sondrio

Es la capital de Valtellina, una pequeña zona de altura donde los Alpes se encuentran con los viñedos en terrazas donde nacen grandes vinos tintos como el famoso Sforzato, el más preciado y popular.

Caminado por las callecitas de Sondrio se puede tener la sensación de estar en el pasado ya que los edificios del centro histórico todavía hablan de cómo vivían las personas en tiempos remotos. Una ciudad ideal para recorrer a pie, donde es muy fácil ubicarse siguiendo con la vista los viñedos en terrazas o los picos nevados del Valmalenco.

Panorámica de la ciudad de Sondrio

Panorámica de la ciudad de Sondrio

Un paseo por el centro histórico al pie de Castello Masegra empieza por la plaza Garibaldi, llamada así para honrar al líder de la reorganización italiana. Allí se podrán encontrar la Torre Ligariana, la Colegiata de los Santos Gervasio y Protasio (la más antigua dela zona) y el edificio de la Pretoriana, donde se conservan increíbles frescos de Cesare Ligari.

El barrio Scarpatetti es sin dudas el más representativo y auténtico de Sondrio: casa de piedras que se erigen como verdaderos monumentos del pasado. Callecitas estrechas, escalinatas por doquier, balcones de madera y capillas nos acompañarán cuesta arriba hacia el Castello Masegra.

 

Callecitas de Sondrio

Callecitas de Sondrio

Ocultas en los edificios están las antiguas stüe en madera de pino cembro, el corazón de las casas alpinas, como en el Palazzo Pretorio. También permanecen ocultos los estucos y los trompe-l’oeil del espectacular salón de baile de Palazzo Sertoli.

Sondrio es también un excelente punto de partida para recorridos en bicicleta a lo largo de la ruta de Valtellina. Además, el río Adda, es el entorno ideal para la realización de deportes como el rafting, el kayak.

Tren

Sondrio está directamente conectado con Milán con trenes que salen de la estación Milano Centrale. La distancia es de 120 kilómetros y el viaje dura 2 horas. El pasaje cuesta 10,50 euros, pero si se va comprar el idea vuelta, es más económico utilizar el pasaje integrado de la Región Lombardía, que cuesta 16,5 euros.

Ir arriba

Varese

Un palacio ducal, las colinas de Belvedere y la geometría de sus parques le dan a Varese el nombre de la ciudad de los jardines. El Parque de Palazzo Estense (creado en 1771) es el ícono de este lugar a la que Giacomo Leopardi llamaba "la pequeña Versailles". El parque tiene 56 mil metros cuadrados de parquización, todo cuidado al mínimo detalle.


Ciudad de Varese

Ciudad de Varese


La villa Menafoglio Litta Panza, construida en el siglo XVIII, abre sus ventanas a un magnífico jardín italiano y alberga una colección de arte contemporáneo estadounidense entre las más conocidas del mundo, así como exposiciones de alcance internacional. Pero la frutilla de la torta de Varese es sin dudas el Sacro Monte, patrimonio de la humanidad, se trata de catorce capillas del 1600 que unen la ciudad con el santuario. Merita una pausa, la Casa Museo Pogliaghi, un acuario donde bustos clásicos, sarcófagos egipcios y hasta bozetos de Gianlorenzo Bernini se entrecruzan con obras realizadas por los propios habitantes.

El Sacro Monte, patrimonio Unesco

El Sacro Monte, patrimonio Unesco


Alrededores

Dos lugares increíbles a tener en cuenta si se viaja por esta zona: el Castello Borromeo o Rocca d'Angera es el clásico castillo sobre una colina, ubicado en la costa sur del Lago Maggiore. El otro lugar de no perderse, también sobre el Lago Maggiore, es la Ermita de Santa Caterina del Sasso, un monasterio católico romano ubicado en el municipio de Leggiuno, con una iglesia preciosa y una tienda de regalos con productos hechos por los monjes que son realmente una locura. Una recomendación: la crema de árnica para masajes musculares, con más alto porcentaje de la planta que los productos comerciales.

Tren

De Milano Cadorna y Milano Porta Garibaldi se puede llegar a Varese en una hora aproximadamente. El costo del billete es de 5,50 euros.

Ir arriba

Vigevano

Esta es otra de las plazas más lindas que tiene Italia: la Piazza Ducale. Siguiendo el Naviglio Grande hasta Abbiategraso, Vigevano nace a un par de kilómetros de esa ciudad. La Plaza renacentista acoge la iglesia de San Ambroggio, es la más antigua de Vigevano fechada en el siglo X d.C y el Castello Sforzesco, una de las residencias reales de Ludovico el Moro Sforza, el duque de Milán, y su mujer, Beatrice D'Este.

Plaza de Vigevano

Piazza Ducale de Vigevano con al fondo la Iglesia de San Ambroggio

El castello Sforzesco de Vigevano es uno de los más grandes de Europa con 20 metros cuadrados de superficie edificada. La construcción se remonta a la mitad del Siglo XIV por mandado de Luchino Visconti, el duque de Milán y patrón de Vigevano. La Torre del Bramante o torre cívica fue construída por el Moro a fines del Siglo XV, en el lugar donde había una más antigua pero con una estética más renacentista. Proyectada y realizada por Donato Bramante, la torre tiene 7 pisos y se puede subir a uno de sus miradores en el piso 4, a través de unas pequeñas escaleras interiores.

Vista aérea del Castello Sforzesco de Vigevano

Vigevano es conocida en todo el mundo por su tradición de fabricación de calzado, algo que se hace desde hace muchos años como lo testifica un Estatuto Comunal fechado en el 1392. Los zapatos de Vigevano son famosos en todo el mundo, por lo que la ciudad es conocida como la «Capital del calzado». Por tradición, los mejores artesanos de la ciudad le fabricaron a lo largo de la historia, los zapatos a los Papas.

Qué ver en Vigevano en un día

Tren

Saliendo desde Porta Genova, se llega a Vigevano en media hora con un costo de 3,60 euro.

Ir arriba