Milán sufrió decenas de bombardeos aliados primero bajo el yugo del fascismo y luego, bajo la ocupación alemana hasta que el 25 de abril de 1945 los partisanos liberaron la ciudad. Un cronograma de aquellos hechos con videos de época y la infaltable Bella Ciao.

«En Lombardía el virus ha matado cinco veces los civiles muertos en la Guerra» expresó Domenico Arcurri, el comisario para la Emergencia Coronavirus de Italia. En la provincia del norte, más de 12 mil personas al día de hoy perdieron la vida en dos meses de haberse iniciado el contagio masivo, cinco veces más que las 2 mil personas que murieron durante los bombardeos que sufrió la zona en los cuatro años que duró la II Guerra Mundial.

La región aún lleva las marcas de la violencia y la tragedia que la contienda bélica le dejó. Sobre todo Milán, ciudad que entre el 11 de junio de 1940 y abril de 1945, sucumbió bajo los bombardeos de los países aliados. En 1940, la capital de Lombardía fue considerada por los británicos como un objetivo militar importante por ser la ciudad industrial más desarrollada de Italia y una de las más relevantes a nivel europeo, formando junto a Turín y Génova el triángulo industrial del norte italiano.

Las principales fábricas de la provincia de Milán del momento eran: Alfa Romeo, Edoardo Bianchi, Officine Galileo, Magneti Marelli, los talleres de Borletti, Tecnomasio Italiana Brown Boveri, Pirelli, Isotta Fraschini, Breda, Caproni, Ansaldo y Falk. La ciudad contaba además con 21 líneas de tren, por lo que era uno de los principales cruces ferroviarios de la época. Sus estaciones eran una de las más grandes del continente y además, terminales de carga muy importantes.

Las estaciones de Lambrate y Farini eran las articulaciones vitales para las industrias mencionadas. Informes de la época elaborados por la inteligencia inglesa indicaban que la ciudad contaba con más de un millón de habitantes y la organización territorial dividía a la ciudad en círculos concéntricos, siendo el centro el último círculo interno, el más vulnerable de todos. Las calles estrechas de Milán y la proximidad entre los edificios, eran un punto a favor de la efectividad de los ataques aéreos, garantizando la propagación del fuego tras el arrojo de bombas incendiarias. El único problema, sostenían los informes, era el material con el que se habían construido las casas: ladrillo y hormigón, que a diferencia de las ciudades alemanas donde las casas eran en su mayoría de madera, este material impedía al fuego expandirse con mayor facilidad.

Los bombardeos sistemáticos iniciados en 1940 por las fuerzas inglesas, estuvieron desde el inicio orientados a golpear a la sociedad civil, apuntando a aterrorizar a la población para empujar al gobierno a firmar un armisticio: una rendición. A partir de 1944, los ataques desde el aire sobre Milán incluirán a las fábricas empleadas en la producción de guerra, que para ese momento ya estaban en manos de los alemanes.

Las alarmas

Una primera alarma sonaba para advertir a la población del peligro inminente, cuando la fuerza antiaérea divisaba aviones enemigos. Media hora después de esa primer sirena, llegaba la segunda, una alarma más grande que precedía la caída de bombas en unos minutos. Con esos dos avisos, los ciudadanos tenían (al menos en teoría) el tiempo para llegar a los refugios.

Aviones

En 1940, el Comando Británico de Bombarderos utilizó aviones bimotores Armstrong Witworth Whitley cuya carga de bombas tuvo que reducirse debido al largo viaje que debían hacer (Inglaterra-Milán y viceversa), por lo tanto, no más de 2.000 kilos.

Desde el otoño de 1942 hasta el verano de 1943, el Comando de Bombarderos utilizó en su lugar las joyas de familia, el Stirling de cuatro motores (capaz de transportar 6,000 kg de bombas cada uno), Halifax (5.800 Kg) y Lancaster (6.500 Kg). También se utilizó el  bimotor Wellington, el De Havilland Mosquito (bimotor para el reconocimiento, del cual se hacían fotografías después del bombardeo) y el famoso Spitfire, de reconocimiento y caza de ametralladoras en el suelo.

Desde 1943, los ataques se confiaron a la MAAF (fuerza aérea aliada del Mediterráneo) y la USAAF (Fuerzas Aéreas del Ejército de Estados Unidos), usando Boeing B 17 Flying Fortress de cuatro motores (las fortalezas voladoras) y B 24 Liberator, equipado de cargas destructivas más bajas que las inglesas. Estos aviones despegaban de Puglia y Campania, en el sur de Italia y se dirigían hacia el norte del país en muy poco tiempo.

Durante el último período de la guerra, otros aviones estadounidenses también sobrevolaron Milán, como el Republic P 47 Thunderbolt, renombrado Pippo por los italianos, trágicamente famoso por sus incursiones en solitario por la noche, y durante el día para el bombardeamiento de carreteras y ferrocarriles.

Modo de ataque

Los ataques a Milán fueron inicialmente nocturnos: aviones británicos despegaban de las bases ubicadas en el sur de Inglaterra a la hora de la cena, cruzaban por la noche los cielos de Francia ocupados por el ejército de Hitler, luego los Alpes y a la medianoche ya se encontraban sobre la ciudad, donde permanecían durante aproximadamente una hora, antes de regresar a sus bases.

Teniendo lugar en la oscuridad, y no siempre pudiendo contar con cielos despejados y lunas llenas, la redada era precedida por el paso de aviones llamados «pioneros», es decir, marcadores de carreteras que lanzaban llamaradas brillantes para mostrar a los bombarderos el curso y los objetivos.

Pero después de 1943, los aviones de la USAAF atacaron durante el día y a todas horas, acciones que implican mayores riesgos de ser derribados pero con más probabilidad de golpear los objetivos. Usualmente despegaban por la mañana desde Puglia, sobrevolaban el Adriático, y desde Romaña se desviaban hacia Milán. Al regreso, estos aviones tenían la posibilidad, ahora liberados del enorme peso de las bombas, de cazar libremente con ametralladoras todo lo que creían útil golpear (trenes en marcha o mensajería o columnas militares en movimiento).

 

Cronología de los bombardeos

De manera sintética, la siguiente infografía muestra los principales bombardeos que cayeron sobre Milán entre 1940 y 1945:

Cronología

Benito Mussolini, el 10 de junio de 1940, decide declarar la guerra a Francia e Inglaterra, junto a Alemania. Pero el Ejército italiano no estaba preparado militarmente para afrontar esa guerra. El Duce, delega a un segundo plano ese problema, pese a Italia no tenía ni siquiera uniformes para todos sus soldados. Luego de la declaración de guerra, Milán espera los ataques enemigos. La defensa antiaérea es uno de los puntos débiles del Ejército italiano, sus cañones por ejemplo, son de la Primera Guerra Mundial.

Año 1940

Noche entre el 15 y el 16 de junio

Milán sufre su primer ataque aéreo cinco días después de la entrada de Italia a la guerra. La alarma antiaérea sonó a la 1.48 y varios edificios fueron alcanzados. El saldo del ataque dejó un muerto y algunos heridos.

Noche entre el 16 y el 17 de junio
A las 10.30 sonó la alarma después del avistamiento de 8 aviones sobrevolando los cielos de Milán y a las 0.23 llegó una segunda alarma por otros bombarderos que se acercan desde el sur, luego otra alarma para aviones en el área adyacente a Caproni. A la 1.00, de nuevo la alarma por aviones que iban de norte a sur, y a las 2.00 por lanzamiento de bombas en los lagos de Milán. Última alarma a las 5.04 a.m. Pese a la gran cantidad de alarmas, los daños no fueron relevantes.

Noche entre el 13 y el 14 de agosto
Después de casi dos meses de paz, a las 0.55 de la mañana, la alarma anuncia  aviones procedentes de Como, Varese y Domodossola, que al sobrevolar la ciudad lanzaron bombas y panfletos de propaganda. Hubo 15 muertos y 44 heridos en ataques concentrados en via Sarpi, Settala, Moscova y viale Padova. Otros daños a la Estación del Greco y en via Messina. La Dicat disparó innumerables disparos, sin poder golpear los aparatos ingleses. La Dicat era la Defensa contra los ataques aéreos territoriales, una organización que entre 1940 y 1943 gestionó todos los recursos y medios para repeler la ofensiva aérea enemiga en territorio italiano

Noche entre el 15 y el 16 de agosto
Alarma a las 0.40. Debido al fuego antiaéreo de Dicat, los aviones británicos se deshicieron de su carga de bombas en Merate y Mariano Comense. Un avión de Wellington fue derribado, causando la muerte de uno de los cinco pilotos.

Noche entre el 18 y el 19 de agosto
La alarma suena a  las 0.40. Los aviones ingleses lanzan 14 bombas y fueron golpeadas las fábricas de Innocenti golpearon en Lambrate, Caproni y el aeropuerto Forlanini-idroscalo).

Noche entre el 24 y el 25 de agosto
La sirena suena a las 0.49 pero sólo se tiraron bengalas.

Noche entre el 26 y el 27 de agosto
Alarma entre la 1.00 y las 3.00 de la madrugada. Ninguna bomba cayó y dos aviones británicos fueron derribados (uno en los Apeninos de Liguria y el otro cerca de Arese).

Noche entre el 18 y el 19 de diciembre
El Comando Bombardero cobró vida después de más de tres meses de silencio. La alarma duró de las 2 a las 4.30 de la mañana. Las bombas destruyeron una granja en Assago y golpeó la via Col di Lana en Milán. La ofensiva dejó ocho muertos y 16 heridos.

Año 1942

Durante todo el año 1941 los Comandos de Bombarderos concentraron sus fuerzas en otros escenarios de guerra, por lo que la ciudad de Milán no sufrió ningún ataque. El año 1942 se perfilaba como un año tranquilo, y así lo fue hasta octubre.

Tarde del 24 de octubre
La ciudadanía fue tomada por sorpresa cuando el sonido de las sirenas se superpuso con el ruido del tráfico. A las 17.57 sonó la alarma después de más de un año de silencio. Hasta entonces los ataques siempre se habían llevado a cabo durante la noche. Lo peor de este bombardeo radicó en que las primeras bombas comenzaron a caer solo tres minutos después de la alarma, que evidentemente se había dado con retraso. Cerca de 73 aviones Lancaster acuden a la ciudad, en un momento de aglomeración e intenso movimiento de los ciudadanos, sobre todo en el centro de la ciudad. Dicat intervino ya en demora, tratando de remediar toda una serie de errores defensivos. Las bombas lanzadas fueron de todas dimensiones, incluyendo 12 de 2.000 kilos, más de 2.000 bombas incendiarias de gran calibre y más de 28.000 de calibre pequeño.

La segunda fase del ataque fue perturbada por el humo de los incendios que estallaron de inmediato, que se elevó a quinientos metros sobre el nivel del mar y protegiendo el cielo de la ciudad. Volaron para interceptar a los bombarderos, cinco aviones de la Fuerza Aérea, pero sin grandes éxitos. Un Lancaster cayó al suelo en Segrate, reducción posiblemente atribuible a los antiaéreos instalados en Caproni. Después de la redada, los muertos fueron 135 y los heridos 331.

Grandes áreas de la ciudad fueron dañadas o devastadas. Según el informe de la prefectura, los edificios en via Pantano, via Velasca y corso Roma (ahora Porta Romana) fueron seriamente dañados en los números 7,9 y 10; dos fábricas en el área de Ticinese y vía S. Cristoforo; Piazza Tricolore, viale Montenero (número 72 a 76 y 73), via Archimede, via Melloni, el Matadero y el mercado de frutas y verduras (aeropuerto de Vittoria), vía Messina, Lomazzo, Sarpi, Aleardi, Corso Buenos Aires (número 33 y 58), Piazza Bacone, vía Oxilia (número 23 a 29 y 26) y vía Sauli (del 18 al 28).

La prisión de San Vittore fue dañada, y debido a la demolición de un muro perimetral cien presos huyeron. El desastre obligó a la ciudad a establecer escuelas y edificios públicos para acomodar a las personas sin hogar. Milán evidenció la insuficiencia de los refugios públicos, que resultó ser menor en número que las necesidades concretas.

Noche del 24 y 25 de octubre
Los incendios causados ​​por la redada de la tarde aún se mantenían activos cuando se produjo otro ataque a las 10.44 p.m. Sin embargo, el ataque fue significativamente menor que el diurno, debido a los pocos aviones que realmente lograron llegar a la ciudad, ya que el grupo sufrió numerosas pérdidas en el camino (por causas temporales y los ataques antiaéreos suizos).

Muchas bombas se dispersaron en el territorio que rodea a Milán, algunas incluso terminaron en la Certosa de Pavía y Vigevano. Para miles de milaneses empezó el desplazamiento: grandes masas llenaban los trenes (pero había quienes tenían que hacerlo en bicicletas) para irse a áreas s vecinas a las que no le tocaban los bombardeos nocturnos; muchos lugares para acoger gente eran puestos a disposición por los agricultores de la zona.

A finales de 1942, el transporte público de la ciudad comenzó a reducirse, especialmente por falta de repuestos. Muchas líneas fueron suprimidas o comenzaron a tener frecuencia reducida.

Año 1943

Desde principios de año, el Dicat, después de mostrar muy poca preparación y efectividad, fue fue flanqueado por el Flak alemán. Mientras tanto, el Comando de Bombarderos había sido mejorado y perfeccionado, y había comenzado la destrucción sistemática de las ciudades alemanas. En Milán, mientras tanto, la racionalización de el pan diario cayó a 150 gramos por persona, los bonos del tesoro perdieron valor y entre la población el uso del trueque, se convirtió en la única forma de subsistencia.

Noche entre el 14 y el 15 de febrero
La alerta temprana sonó a las 9.30 p.m., y después de media hora, a las 10.06 p.m.,sonó la gran alarma. Sobre el cielo de Milán 138 Lancaster comenzaron a lanzar las bombas a las 10.34 p.m. La ruta había sido trazada por numerosos pathfinder desde el Lago Maggiore en adelante. Solo un avión fue alcanzado por el antiaéreo y se estrelló al final de la calle. Boffalora, en el Barona. Nunca se encontró a los miembros de la tripulación y recién en 1990 apareció uno de los motores, durante los trabajos para la construcción de la Metropolitana 2 en la zona de Famagosta.

Durante el ataque se arrojaron 110 toneladas de bombas explosivas y 166 toneladas de dispositivos incendiarios. El reconocimiento inglés para la evaluación de los daños infligidos fue llevado a cabo cuatro días después por un avión de Havilland Mosquito. Según el informe por las fotos tomadas desde arriba, Alfa Romeo, Caproni e Isotta fueron dañados así como Fraschini, Centeneri y Zinelli y la fábrica de tabaco.  También fueron dañados al puerto de Farini en Porta Génova, al depósito de tranvías en via Messina y el de los autobuses de Corso Sempione.

Además, 35 áreas civiles fueron dañadas en Corso Roma, el Duomo, plaza Loreto y la Estación Central cerca de la Universidad Católica. Según los informes italianos de los días sucesivos 203 casas fueron destruidas y 220 seriamente dañadas, 376 con daños mayores y más de 3.000 con daño menor. Serios daños sufrieron también el Corriere della Sera en via Solferino. En cuanto al patrimonio cultural y artístico, fueron alcanzadas las iglesias de: S. Maria del Carmine, S. Lorenzo, S. Giorgio, el Palacio Real, la Pinacoteca Ambrosiana, la Permanente, la Galería de Arte Moderno y el Conservatorio. Para apagar el fuego de los incendios, acudió en ayuda el Cuerpo de Bomberos de Bologna, además de todas las provincias vecinas. A las ocho de la mañana del día siguiente se reanudó el movimiento de tranvías y trenes en la estación central.

La cifra de muertos fue de 133, con 442 heridos. Las personas sin hogar llegaron a 7.950, pero pocos  días después ya eran más de 10.000. La ciudad sufrió un éxodo masivo por parte de la población, tanto por la pérdida de sus hogares como por el miedo a nuevos ataques. Las escuelas fueron cerradas indefinidamente y empezaba a escasear el combustible.

Noche del 7 al 8 de agosto
El 25 de julio, Mussolini había sido arrestado después de la histórica sesión del Gran Consejo del Fascismo, y encarcelado en el Gran Sasso. Para acelerar la rendición de Italia, se planeó un ciclo de bombardeo feroz contra Milán, que, según las intenciones, debía destruir la ciudad dentro de un mes.

El primero de estos ataques comenzó con la alarma a las 0,52 del 8 de agosto, cuando los aviones enemigos habían sido reportados pasando por la frontera suiza. Las bombas comenzaron a caer a las 1.10. Los Lancasters de la RAF (la real Fuerza Aérea Británica) arrojaron especialmente bombas incendiarias y rápidamente grandes círculos de fuego se propagaron en Porta Venezia, Porta Garibaldi, Corso Sempione, Magenta y Ticinese. El teatro Filodrammatici fue destruido, así como grandes parte del Corriere della Sera y fue destruido completamente el hospital Fatebenefratelli.

Fuertes daños recibieron también al Museo de Historia Natural, al castillo Sforzesco, la Villa Reale y el palacio de Sormani. En total se destruyeron 600 edificios, bajo cuyos escombros perdieron la vida 161 personas.El antiaéreo logró golpear a dos Lancasters (que cayeron uno en via Gustavo Modena y el otro, en pedazos, en la calle Compagnoni). El oscurecimiento de la ciudad se impuso a partir de las 21.30.

Los medios de transporte públicos de la ATM lograron reanudar el servicio solo en los suburbios dado que la mayoría de las calles céntricas eran intransitables para el paso vehicular, obstruido por escombros.

Noche entre el 12 y el 13 de agosto
Para esta misión, el Comando Británico de Bombarderos movilizó todo el equipo disponible, y hasta Milán incluso envió 504 aviones: 321 Lancaster y 183 Halifax. El propósito de ese despliegue de fuerzas fue crear el llamado vórtice de fuego en la ciudad para destruirla por completo. Entre las 2.000 toneladas de bombas transportadas esa noche, había 380.000 bombas incendiarias.

La alarma sonó a las 0.35 am en una noche con cielo despejado y en menos de diez minutos comenzaron a caer las bombas. Todo el ataque se realizó en menos de una hora mientras el servicio antiaéreo no pudo hacer nada. El centro de Milán fue el área más afectada y los incendios estallaron en todas partes, con efectos destructivos en el Palazzo Marino, la Questura, el Duomo, el castillo Sforzesco, la iglesia de San Fedele, Santa Maria delle Grazie (pero no el Cenáculo «enyesado» en sacos de arena) y la Galería Vittorio Emanuele. El poder de las llamas fue impulsado por el viento que había aumentado debido al mismo fuego, que tomaba aire de las zonas del campo para alimentarse. La escena al amanecer era apocalíptica: casi la mitad de la ciudad estaba en llamas y el aire era irrespirable.

Fueron restauradas algunas líneas automotrices para facilitar el desplazamiento de los últimos ciudadanos restantes, aproximadamente unas 250.000 personas.

Noche entre el 14 y el 15 de agosto
Esta vez 140 Lancasters bajaron a Milán a las 0.32. En una hora, tiraron todas sus bombas, guiados por el fuego del ataque anterior. El castillo, el Palazzo Reale, el teatro Dal Verme y el teatro Verdi fueron alcanzados por las bombas y numerosas industrias fueron afectadas. Los pocos ciudadanos presentes dieron ayuda a los bomberos para detener la furia devastadora de las llamas, pero la ayuda se ralentizó por la falta de agua causada por la destrucción de las tuberías de los acueductos.

Noche entre el 15 y el 16 de agosto
El tercer ataque del ciclo programado llegó a las 0.31 pero no todos los 199 Lancasters que habían despegado de Inglaterra llegaron a Milán en una noche no muy afortunada para ellos sin embargo las bombas cayeron nuevamente sobre Milán: el Archivo del Estado, el Duomo, la Scala, que tenía un techo roto (y que estará cubierto con marquesinas temporales hasta el inicio de los trabajos de restauración), la Rinascente (totalmente destruido, luego demolido porque no se pudo recuperar).

Los periódicos salieron la noche siguiente con ediciones limitadas debido a la falta de papel prensa. La ciudad estaba en llamas y cubierta de escombros, y el Comando de Bombarderos decidió detener su trabajo ya que el calor extremo, incluso de noche y la humedad de hasta 90%, impedía que el aire circulara, por lo que las llamas nunca lograron
propagarse con la facilidad que ocurrió en las ciudades alemanas.

Las terribles redadas de agosto golpearon el 50% de los edificios, de los cuales el 15% quedó muy dañado. Las personas sin hogar fueron al menos 250.000, y otras 300.000 fueron desplazados internos. Para sacar los escombros se reclutaron a 5.000 trabajadores y 1.700 militares.

El servicio de transporte público fue el que resultó más afectado (de hecho, el agua, la electricidad y el gas fueron reanudados a las 48 horas). Los tranvías y trolebuses quedaron totalmente destruidos.

El 8 de septiembre Italia firmó el armisticio y el 24 de noviembre Mussolini dio a luz a la República Social italiana. Luego de estos acontecimientos, las fuerzas alemanas invaden la ciudad de Milán, ocupándola hasta el 25 de abril de 1945.

Año 1944

Después del armisticio, mientras las fuerzas angloamericanos se movían lentamente desde el liberado sur de Italia, Milán queda bajo el control de los alemanes, asistidos por equipos fascistas autónomos, como la Agrupación»Ettore Muti».

Noche entre el 28 y 29 de marzo
Después de salir de Puglia, 78 aviones Wellington llegan a Milán a las 10.40 p.m. El ataque se centró en la estación de Lambrate. La alarma había sonado tarde, diez minutos antes de que se dispararan las bengalas sobre Rogoredo y Affori. El antiaéreo, aunque alertado, no logró golpear a los aviones enemigos. El daño al sistema ferroviario era enorme: unos 300 vagones destruidos y las pistas devastadas hasta Segrate. Numerosas calles y plazas adyacentes a la estación se vieron afectadas, dejando el bombardeo un número de 18 muertos  y 45 heridos.

Mañana del 29 de marzo
A las 12.15, 139 aviones aparecieron en la ciudad, todavía en el caos del ataque nocturno. La alarma esta vez se dio con el debido tiempo, a las 11.40. Lambrate, otra vez el verdadero objetivo del bombardeo. Cinco cabinas de maniobra, al menos 5 km de vías ferroviarias, toda la línea de electrificación aérea, 5 locomotoras y unos 500 vagones.
A pesar de que el ataque se había concentrado en la estación ferroviaria, hubieron al menos 30 muertes. La defensa antiaérea, incluso en manos de los alemanes, fue igual de ineficaz que cuando era administrado por la Discat.

Mañana del 30 de abril
La alarma sonó a las 11.38 y las primeras bombas comenzaron a caer al mediodía. Los bombarderos se dividieron en dos grupos, con dos objetivos específicos: la sección de construcción aeronáutica de Breda y la estación de Lambrate. Breda fue semi-destruida y la estación vio 32 locomotoras y 100 vagones reducidos a cenizas.

Noche entre el 5 y el 6 de abril
A las 20.50, aviones británicos del 205º Grupo arrojaron bombas sobre Lambrate. No se encontró documentación oficial de la misión, un error de objetivo es concebible.

Noche entre el 10 y el 11 de julio
A las 11.45 pm se lanzaron cohetes de iluminación, dada la fuerte neblina presente en el aire. Luego 86 aviones Wellington volvieron a enloquecer Lambrate: la misión estratégica era la de aniquilar la estación principal de trenes de Milán, desde donde partían las mercancías de las industrias milaneses hacia Alemania. Esta vez el daño fue limitado.

Noche entre el 13 y el 14 de julio
Los británicos enviaron 89 aviones para destruir Lambrate, y la alarma sonó a las 11.32 p.m. Fue la primera vez que la fuerza antiaérea logró poner en dificultades a los bombarderos, dos de los cuales fueron alcanzados. Los daños en la estación fueron pocos.

Finales de julio y agosto
En estos meses de verano, los ataques desde el cielo se concentraron en las carreteras, en los medios de transporte y en las fábricas alrededor de Milán. Los puentes sobre el río Ticino fueron bombardeados en Boffalora y enTurbigo, así como el puente sobre el Oglio en Palazzolo. El 24 de agosto, dos Libertadores del 34 ° Escuadrón Sudafricano lanzaron panfletos de propaganda a Milán.

Septiembre
En la noche, entre el 5 y el 6 de septiembre, fueron arrojadas algunas bombas, que golpearon un edificio en la plaza Morbegno y la escuela en via Russo. Incluso la Breda de Sesto San Giovanni fue alcanzada por algunos bombas de menor calibre. En la noche entre el 10 y el 11 de septiembre muchos aviones sobrevolaron Milán, golpeando solo unos pocos edificios sin interés estratégico, probablemente debido a un error de posición.

Mañana del 20 de octubre
A las 11.14 am se dio la primera alarma, seguida demasiado rápido por la gran alarma, a las 11.24. Las primeras bombas comenzaron a caer a las 11.29, es decir, un cuarto de hora después, por lo que la población no tuvo suficiente tiempo para meterse a salvo. El objetivo era nuevamente las áreas adyacentes a la estación de Lambrate pero los aviones equivocaron la posición.

Cuando sonó la primera alarma, los maestros de la escuela primaria «Francesco Crispi» instaron a los niños a comenzar a dirigirse al refugio subterráneo del colegio. Sin embargo, durante el descenso por las escuelas sonó la segunda alarma (ya que la primera solo se había dado diez minutos antes). Docentes y niños, descendiendo todos juntos las grandes escaleras, fueron golpeados por una bomba de 250 kg. que golpeó a la escalera por completo.

Otras 170 bombas cayeron sobre el vecindario y sobre Turro y Precotto. Al final de la redada, entre los escolares y las víctimas civiles de los barrios afectados, las muertes fueron alrededor de 614.

Noviembre
En el mes del otoño vio numerosos ataques estuvieron dirigidos a lugares adyacentes a Milán, como Pero, Lodi y Codogno, principalmente para destruir fábricas o detener convoyes ferroviario. Incluso la ciudad sufrió bombardeos esporádicos, pero siempre bombas aisladas, tal vez el resultado de errores o liberaciones de emergencia.

Diciembre
Al igual que el mes anterior, los ataques continuaron en lugares cercanos a Milán, mientras que la ciudad quedó a salvado. Los continuos y dispersos ataques de los últimos meses de 1944 habían inducido en la población un gran temor cada vez que debía tomarse un medio de transporte. Trenes, tranvías suburbanos, automóviles privados, carros e incluso bicicletas se habían convertido en el objetivos de los bombarderos aliados.

Año 1945

Milán comenzó el último año de guerra en condiciones desesperantes: numerosos comedores colectivos preparados por el Municipio satisfacían las necesidades de los ciudadanos, incapaces de conseguir comida o sin una casa para cocinarla. Mientras tanto, todas las ciudades del norte de Italia estaban ahora indefensas, bajo condiciones continuas de bombardeos por la fuerza aérea angloamericana.

Enero
Milán sufrió numerosos ataques pequeños, principalmente concentrados en estaciones de ferrocarril o convoyes. Los ataques a los medios de transporte siguieron uno tras otro,
lamentablemente sin distinguir entre trenes que transportaban mercancías y material militar a Alemania (a través de Suiza) y convoyes cargados de trabajadores y personas desplazadas.

Febrero-Abril
Todavía se vivieron pequeños ataques (un total de 14), que causaron unas 28 muertes y más de ochenta heridos. Los últimos se vivieron el día 12 (Vuelos bajos con el uso de metralletas por la Via Manzoni) y el día 13.

El día de la liberación

La ocupación alemana y fascista en Italia no terminó en un solo día, pero se considera el 25 de abril como una fecha simbólica, ya que ese día fue el comienzo de la retirada de los soldados de la Alemania nazi y de la República fascista de Salò de las ciudades de Turín y Milán, después de que la población se rebelara tras un plan coordinado por los partisanos.

En los primeros meses de 1945 los partisanos reunían entre sus filas a decenas de miles de personas, en una discreta organización militar. Al sur del Valle del Po, en marzo de 1945, había muchos soldados ocupantes, reunidos para tratar de resistir la ofensiva final de los Aliados, que se intensificó a partir del 9 de abril (en una zona al este de Bolonia).

El 10 de abril, el Partido Comunista distribuyó a todas las organizaciones locales «la Directiva no. 16″, donde se establecía que había llegado el momento de «desatar el ataque definitivo». El 16 de abril, el CLNAI (Comité de Liberación Nacional de la Alta Italia, que incluía todos los movimientos italianos antifascistas y de resistencia, desde los comunistas hasta los socialistas, los demócratas cristianos y los accionistas) emitió instrucciones de insurrección general. Los partisanos organizaron y lanzaron ataques contra centros urbanos. Bolonia, por ejemplo, fue atacada por partidarios el 19 de abril y liberada definitivamente con la ayuda de los aliados el 21.

El 24 de abril de 1945 los aliados cruzaron el Po, y el 25 de abril los soldados alemanes y fascistas comenzaron a retirarse de Milán y Turín. En Milán, se había proclamado una huelga general desde la mañana del día anterior, anunciada en la radio «Milano Libera» (Milán Libre) por Sandro Pertini, futuro presidente de la República, entonces partisano y miembro del Comité de Liberación Nacional (CLN).

Las fábricas fueron ocupadas por los partisanos y la imprenta del Corriere della Sera se utilizó para imprimir las primeras hojas anunciando la victoria. En la noche del 25 de abril, Benito Mussolini se escapó de Milán para dirigirse a Como, donde sería capturado por los partisanos dos días después y ejecutado el 28 de abril. Los partisanos continuaron llegando a Milán desde diferentes partes de la región, entre los días 25 y 28, derrotando la resistencia alemana que había quedado en la ciudad. Una gran manifestación para celebrar la liberación se celebró en Milán el 28 de abril. La quinta armada del Ejército norteamericano entró en una Milán ya liberada, el 1 de mayo de 1945.

De esa época, una canción que se ha transformado en himno de la libertad. Bella Ciao, en una versión en español con fotos de época de aquellos días tan convulcionados, se pueden ver en el siguiente y emotivo video:

Los festejos

Todos los años, el 25 de abril, los italianas van a las plazas en una de las celebraciones más sentidas. Este año, por motivos del Covid-19 la fiesta no podrá ser realizada. El año pasado, en Milán, se celebraba con una Plaza Duomo llena de gente de esta manera: