La marca de automóviles insignia de la ciudad cumple años y lo festeja presentando en el museo de Arese su colección más secreta. Un recorrido por la historia de Alfa Romeo, sus personajes y creaciones más significativas.

Los orígenes de la prestigiosa Alfa Romeo se remontan a 1906, cuando se funda la Sociedad Italiana de Automóviles Darraq, en Nápoles. La empresa pronto se mudará al barrio de Portello, que entonces era la periferia de Milán pero la crisis económica de inicios de siglo hizo fracasar a la empresa. Fue el CEO de la compañía, Cavalier Ugo Stella, quien el 24 de junio de 1910 refunda el sueño de la automotriz con un nuevo nombre; Anónima Lombarda Fabrica Automóvil, Alfa, y lanza su primer auto: el 24 HP.

Un joven proyectista, Romano Cataneo, fue el encargado de inventar el logo de la Alfa Romeo: para aquellos que visiten Milán se darán cuenta rápidamente que esos símbolos están por todos lados. Esperando el tram en Piazza Castello, Romano juntó los dos símbolos de la ciudad, la cruz comunale y el biscione visconteo, los cuales unió para dar vida a la marca con fuertes raíces milanesas. 

Pero con la llegada de la Primer Guerra Mundial y un contrato estatal que fracasa, la compañía se disuelve. En esos momentos, un joven empresario llamado Nicola Romeo funda una pequeña fábrica también en Portello para la producción de balas. Rápidamente se da cuenta que las instalaciones le quedaban pequeñas y decide comprar las acciones de Alfa. Al final de la guerra, el crecimiento que habían obtenido era significativo por lo que la empresa decide cambiar el nombre. De ahora en adelante será Alfa Romeo y la producción de automóviles volverá a ser una prioridad.

Alfa romeo, autos antiguos

El comienzo de una nueva era

En 1920 se presentó el modelo RL, de Giuseppe Merosi y la empresa comienza a incursionar en las carreras. Alfa Romeo atravesará un período de gran popularidad, con la creación de modelos icónicos conocidos internacionalmente y un éxito deportivo inigualable. Además, inicia la producción de motores de aviación y vehículos industriales.

Alfa romeo, autos antiguos

Pero al final de la década del ’20 la gran depresión golpea también a Alfa Romeo y pese a ser la gran fábrica admirada de Henry Ford (se cuenta que una vez se le escuchó decir: “Cuando pasa una Alfa Romeo me saco el sombrero”), en 1933 sucumbe y el Instituto de Reconstrucción Industrial Italiano la compra, nombrando un nuevo gerente: Ugo Gobbato, quien venía de varios años al frente de Fiat. Alfa Romeo pasa a manos estatales. El interés personal de Mussolini por la empresa, de quien era un gran admirador de sus resultados deportivos, ayudó a que se tomara la decisión de estatizarla. 

En esta época se comienzan a construir autobuses y en los años ‘40 se comenzará con la producción de camiones. La producción de medios públicos será algo que Alfa Romeo nunca dejará de hacer. Hoy, los automóviles utilizados por las fuerzas del orden en Italia son producidos por esta empresa.

Durante la segunda mitad de la década de 1930 los automóviles alemanes dominaron la escena deportiva internacional: el nazismo había asignado fondos sustanciales a Auto Union y a la Mercedes-Benz con el objetivo de hacerlos más competitivos.

Alfa romeo, autos antiguos

 

En la década del ‘40 la situación política en Europa estaba cambiando y los países comienzan una carrera armamentista. La producción industrial de Alfa Romeo se orientó hacia el ensamblaje de motores de aviones y camiones, lo que habría sido más útil para Italia en caso de conflicto armado; el ensamblamiento de autos se reduce drásticamente.

La guerra estalló en 1939 y la escudería de carreras de Alfa Romeo se cerró temporalmente el 29 de febrero de 1940. Italia fue a la guerra en junio del mismo año.

Debido a la importancia de la fábrica de Alfa Romeo para el devenir de la guerra, Gobbato preparó un plan para ocultar los componentes de los automóviles, una idea que fue fundamental para la reanudación de las actividades de producción después de que terminara el conflicto.

La fábrica milanesa sufrió dos fuertes bombardeos el 14 de febrero y el 13 de agosto de 1943, y un tercero, el peor de todos, el 20 de octubre de 1944, que causó la demolición de más del 60% de la estructura, provocando el cierre del sitio de producción. 

Fin de la guerra y Boom económico

A partir de 1945, la compañía intentó volver a ponerse en funcionamiento a partir de la construcción de cocinas eléctricas y de gas, marcos metálicos, motores eléctricos, amortiguadores para vagones de ferrocarril, muebles y otros artefactos además de la producción de automóviles.

Alfa romeo autos antiguos

 

Además de la recuperación del mercado, la abundancia de mano de obra también contribuyó a reiniciar Alfa Romeo, ya que al gobierno le interesaba reabsorber a los desempleados en las fábricas. De esa época es el modelo 1900 pensado para ser fiable, fácil de conducir, con características deportivas y que tenga un precio no prohibitivo. Los costos de producción se redujeron gracias a la introducción en 1952, de la línea de ensamblaje (el primer 1900 no se había producido en cadena). Esta técnica de construcción se desarrolló gracias a las ayudas llegadas desde Estados Unidos con el llamado Plan Marshall: el tiempo necesario para ensamblar un automóvil se redujo de 250 a 100 horas, pero manteniendo la buena calidad que era necesaria para un modelo Alfa Romeo. Estados Unidos destinó a la empresa 5 millones de dólares.

 

Con la 1900, Alfa Romeo pasó de ser un fabricante de automóviles que ensamblaba modelos de lujo, a un nivel casi artesanal, a una marca que producía industrialmente llegando a un mayor número de compradores gracias a la reducción de los costos de producción.

El éxito de ventas de la 1900 llevó a la Alfa Romeo a diseñar un nuevo modelo destinado a las clases medias, impulsado también por el llamado Boom económico, por el cual el mercado italiano se había revitalizado. Así nació Giulietta, un modelo más pequeño, más barato y mucho más simple que su antecesor.

En la medida que la ciudad de Milán crecía, la fábrica de Portello se volvía cada vez más incómoda, por lo que la empresa decide de comprar un nuevo lugar en las puertas de la ciudad: Arese, establecimiento inaugurado en 1963. Para esa época sale al marcado otro gran ícono de la Alfa Romeo: la Giulia.

En 1986, la crisis de Alfa Romeo parece irreversible y es comprada por el Grupo Fiat. La fábrica de Arese dejó de funcionar en 2005 y la producción fue trasladada a la fábrica de Fiat en Torino. Sólo una parte de la fábrica de Arese realiza funciones administrativas y museística.

El Museo de Alfa Romeo

Uno de los museos de autos más increíbles del mundo, con modelos de todas las épocas, motores, proyectos y la historia de los personajes que han marcado la vida de este marca. Cuando uno entra al Museo de Alfa Romeo «La Máquina del Tiempo» el centro de la estructura se encuentra el “ADN”, una instalación artística de 12 metros que representa el espiral de la información genética de la marca, y que acompaña todo el recorrido de la muestra a través de los diferentes pisos.

En el museo se puede ver una sección dedicada a la aeronáutica, dada la participación que tuvo la Alfa Romeo en la Segunda Guerra Mundial, como todas las fábricas en aquel entonces. El museo está dividido en tres secciones Timeline, Belleza y Velocidad. En la primera sección, se puede ver el desarrollo de la empresa a través de los años, de sus personajes y sobre todo de sus modelos de automóviles a partir de la 24HP, el primer auto producido en 1910 hasta llegar hasta la actualidad, contando 110 años de un mundo que ha cambiado mucho y también nuestra manera de transportarnos.

El modelo 24HP, con cuatro cilindros en línea, 40 caballos y la capacidad de viajar a 100 kilómetros por hora, es la primera máquina producida por la Alfa Romeo. El coche, no tiene frenos en las ruedas delanteras, las cuales estaban hechas en madera. El modelo en exposición, funciona todavía perfectamente.

La 8C, del 1931 es el auto que gana las 24 horas de Lemans con un motor que era una verdadera obra de arte para la época: 8 cilindros en línea con compresor, siendo uno de los motores más veloces del mercado para ese entonces.

En 1950 con el modelo 1900, Alfa Romeo comienza a construir con cadena de producción un auto más chico, con 4 cilindros. Se construirán 18 mil unidades, más de toda la producción de la fábrica en los 40 años anteriores. Pero la verdadera revolución llegará con la Giullietta, un auto con nombre de mujer en un claro juego con el nombre de la empresa, realizados en gamas de colores frescos y sobretodo, un suceso comercial nunca visto. Será llamada “la novia de Italia”. En 1962, el suceso continúa con el modelo Giulia, con una carrocería que por la primera vez va de la mano con la teoría aerodinámica, que la harán veloz pero también segura. Este será uno de los períodos de oro de Alfa Romeo.

La verdadera revolución llegará en el 1997 cuando saldrá a la venta el modelo 156, donde Alfa Romeo cambia el estilo y la mecánica: debuta el turbo diesel y la suspensión anterior. En los primeros tres meses de salida a la venta, llegarán 90 mil pedidos.  Será también un suceso en las competiciones de Turismo, donde ganará 13 campeonatos en 10 años.

Alfa romeo auto fangio

Belleza

En la segunda sección del museo, se cuenta la historia de las formas, de las transformaciones de una estética que busca acompañar la vida que pasa, la belleza del mundo vista desde el volante de una Alfa Romeo y su rol en la sociedad. En esta parte se puede ver cómo la forma de los automóviles se ha transformado a través de los años, algún pedido especial de un rico milanés o invenciones que cautivaron públicos extranjeros.

Durante los años ‘50 y ‘60 la Alfa Romeo fue protagonista de la publicidad, del cine y de la vida en la ciudad, y el modelo Giulietta y Giulia serán las estrellas del momento. Los autos eran antropomorfos, con caras, músculos y las tensiones propias del cuerpo humano; en los años ‘70 los automóviles se convierten en objetos afilados y geométricos, con detalles como por ejemplo las puertas que se abren de forma vertical. Otro clásico de esa época es la Duetto, uno de los autos que terminará siendo uno de los íconos de la marca en todo el mundo. Este auto será producido hasta 1994.

Dustin Hoffman, manejando una Duetto de Alfa Romeo en la película El Graduado, 1967

 

Uno de los modelos más importantes de esta sala es el 8c 2900b, con una carrocería touring super ligera. Es uno de los modelos más complejos que se han realizado en esta fábrica y uno de los más costosos. Serán producidos sólo 30 ejemplares convirtiéndose en una de las más prestigiosas de su tiempo y una de las más buscadas hoy.

La última sección es la dedicada a la Velocidad, y cuenta la historia de las carreras, los pilotos y los grandes desafíos. Desde las grandes carreras en el período entreguerras, hasta la legendaria Alfetta de Nino Farina y Juan Manuel Fangio, con la que ganan el primer campeonato del mundo de Fórmula 1. Las carreras son parte del ADN de Alfa Romeo y es por eso que la Velocidad es uno de los valores más importantes de la marca.

Juan Manuel Fangio, cuenta en primera persona, que cuando viene a Milán, Alfa Romeo lo deja sacar a la Alfetta del museo para correr un poco en el autódromo de Monza, donde en 1951 obtuvo el campeonato mundial de Fórmula 1.

 

En esta parte del museo, todos los autos son de color rojo, el color característico de los Alfa Romeo de competición. Enzo Ferrari debuta como piloto en Alfa Romeo en 1920 y recién en 1929 funda la escudería Ferrari que se convertirá en el reparto de carreras de Alfa Romeo. En esa época además de grandes victorias, se fabricarán automóviles extraordinarios como el bimotor, un modelo que contenía un motor delante y otro atrás, con un total de 540 caballos de fuerza y la posibilidad de alcanzar los 350 kilómetros por hora. 

Durante la II Guerra Mundial los autos de carreras estuvieron escondidos para evitar que sean destruidos con los bombardeos sobre Milán. En 1950 vuelven las carreras de F1, Alfa Romeo tendrá 11 victorias sobre 11 carreras y Nino Farina será el primer campeón del mundo. Al año siguiente, en 1951, el Gran Premio de España, será una competición ardua, peleada hasta el último minuto y Fangio, el corredor argentino, ganará su primero de los 5 títulos mundiales.

 

Juan Manuel Fangio gana en el circuito de Barcelona y se convierte en campeón mundial de F1, 1951.

 

Pero detrás del museo, hay una colección secreta de modelos, motores y prototipos que no están en exposición permanente al público, pero con los festejos de los 110 años, los fanáticos podrán conocerla. La entrada al Museo de Alfa Romeo cuesta 12 euros, 5 € para menores y gratis hasta los 5 años. Se pueden comprar on line en este link. Una visita guiada en español cuesta 60€ más el billete de ingreso.

Links de interes:

https://www.alfaromeo.it/

https://www.museoalfaromeo.com/it-it/Pages/MuseoStoricoAlfaRomeo.aspx 

https://www.clubalfa.it/