Las mujeres de Milán jugaron un rol central en la organización partisana y la liberación de la ciudad de los nazis, el 25 de abril. Gina Galeotti fue una de las partisanas más activas: su muerte marcó el final de la guerra y su lucha, al primer movimiento feminista milanés.

Gina Galeotti ingresó a la Resistencia y al movimiento antifascista a la edad de 16 años con el nombre de Lia, se casó en 1938 con el trabajador sindicalista Bruno Bianchi con quien compartió los ideales y la lucha contra el régimen, participó en la organización de las huelgas contra la guerra en marzo del ’43; tomada y torturada repetidamente, es remitida al Tribunal Especial y encarcelada como militante del Partido Comunista.

Liberada con el 8 de septiembre tras el armisticio, volvió inmediatamente a la actividad: fue miembro del comité provincial de los Grupos de Defensa de las Mujeres, un movimiento precursor del feminismo que en Milán del que participaban 40 mil mujeres, que se dedicaban a ayudar a las familias de víctimas del fascismo nazi que murieron en las montañas o en un campo de concentración.

Embarazada de 8 meses, el 24 de abril de 1945, un día antes de la liberación de la ciudad, va en bicicleta al hospital Niguarda, en el barrio del mismo nombre, un barrio obrero conocido como uno de los lugares más importantes de la resistencia antifascista y el primero en levantarse en armas. En el hospital se encontraban algunos compañeros que habían sido heridos la esperaban.

Eran las 15.30 de la tarde, Gina Bianchi y Stellina Vecchio, llegan a Niguarda donde deben entregar a los partisanos que estaban en el hospital un paquete de folletos. Es en esos papeles donde se anuncia que mañana será el momento de levantarse en insurrección.

El hospital está completamente rodeado de fascistas y alemanes. Stellina y Gina pedalean contra el viento, piernas desnudas, abrigo oscuro y pesado, documentos escondidos debajo de la falda. «Piensa en la belleza», le dice Gina a su pareja. «Cuando nazca mi hijo ya no habrá fascistas». Espera ver a su esposo mañana: «Es un preso político, voy a liberarlo».

A pocos metros del hospital, pasan junto a un camión alemán que no se detiene y descargar ráfagas de ametralladoras asistidas por ventilador. Cuando los disparos se detienen, Gina no se levanta. Stellina se inclina sobre ella, Gina no se mueve. Stellina grita, pidiendo ayuda. Las mujeres vienen de la taberna Sassetti. El Dr. Bertuglia también llega. Gina ya está muerta.

Los bombardeos sobre Milán durante la II Guerra Mundial

Hay varias placas en Niguarda que la conmemoración, pero en la entrada al barrio, un mítico grafiti recuerda la historia de la insurrección, y por supuesto, a Gina en su bicicleta:

Mujeres partisanas

En Milán, las mujeres de la resistencia marcaron un rol protagónico en los hechos que permitieron la liberación de la ciudad de la opresión nazi. Según el Colectivo Non Una di Meno (Ni una Menos), su participación incluyó durante todo el período de la II Guerra Mundial, los siguientes números:

Partisanas: 35 mil mujeres
Patriotas: 20 mil mujeres
Grupos de defensa: 70 mil mujeres
Arrestadas/ Torturadas: 4653 mujeres
Deportadas: 2750 mujeres
Comisarias de guerra: 512 mujeres
Medallas de Oro a la resistencia: 19 mujeres
Medallas de Plata a la resistencia: 17 mujeres
Fuciladas o caídas en combate: 2812 mujeres

 

Unos meses antes del final de la Segunda Guerra Mundial, el nuevo gobierno italiano introduce el sufragio universal en Italia, e incluía la «Extensión del derecho de voto a las mujeres» produciendo que en Italia finalmente las mujeres pudieron ir a las urnas. Esta primera vez adquirió una importancia aún mayor ya que el llamado a las urnas tuvo lugar con ocasión del referéndum del 2 de junio de 1946 en el que los italianos fueron llamados a elegir entre la monarquía y la República.

Por muy poca diferencia de votos, el pueblo italiano se decidió a favor de la república, sistema organizativo que resiste hasta la actualidad. El Rey Vittorio Emanuele III debió exiliarse en el extranjero y comenzaba una nueva historia para este país, con más libertades, más inclusión y sin fascismo.