Ay el café en Italia! Imposible pasar por Milán sin disfrutar del mejor café del mundo, locales increíbles y buena pastelería local. ¿Cuáles son los bares para tomar café más lindos de Milán? Una lista en constante aggiornamento.

 

 

Un café al paso, un verdadero cappuccino con canela, un machiato o un marrochino. Tomar café en Italia es como respirar, y algunas estadísticas sostienen que un italiano, en promedio, se puede tomar entre 4 a 7 cafés al día. La ciudad de Milán, cuenta con bares históricos que son un verdadero viaje en el tiempo; bares modernos de autor con un encanto único, bares de museos que te volverán loco o bares cuya pastelería se destacada desde hace siglos.

Si te gusta el café, esta lista te hará conocer la ciudad desde una taza:

Bar Luce, Fundación Praga
Largo Isarco, 2
www.fondazioneprada.org/barluce

Diseñado por el director de cine estadounidense Wes Anderson en 2015, Bar Luce recrea la atmósfera de un típico café milanés. El café está ubicado en el edificio de entrada de Fondazione Prada. La gama de colores, los muebles de formica, los asientos, el suelo y los paneles de madera de las paredes recuerdan la cultura y la estética populares italianas de las décadas de 1950 y 1960. El techo abovedado y la decoración estampada de la mitad superior de las paredes del bar recrean una versión en «miniatura» del techo de vidrio abovedado y las decoraciones de la Galeria Vittorio Emanuele, uno de los edificios emblemáticos de Milán.

Giacomo Caffé
Piazza del Duomo, 12, Palazzo Reale
www.giacomocaffe.com

El Café Literario del Palazzo Reale nació con el deseo de seguir los pasos de los cafés de los museos más famosos del mundo. Un espacio donde la cultura se fusiona con el arte de la comida, creando un evocador lugar de encuentro. En Giacomo Caffè se pueden probar las deliciosas brioches de producción propia. La sala del primer piso es el lugar ideal para tomar un té de las prestigiosas selecciones de Mariages Frerès, hojeando los catálogos de las exposiciones del Palacio Real de los últimos 25 años.

View this post on Instagram

🇮🇹 All’interno di Palazzo Reale c’è una meravigliosa “chicca”… un angolo di pace con tavolini anche all'esterno. Un caffè letterario dove gustare le delizie della pasticceria di Giacomo a colazione, i piatti caldi di Giacomo Arengario a pranzo, oltre a insalate e panini, e un’ampia selezione di infusi all’ora del tè. 🔝👍 Venite a trovarci questo weekend? 😉 🇬🇧 Inside Palazzo Reale there is a wonderful "gem" … a corner of peace with a dehors in the courtyard. A literary café where you can taste the delights of Giacomo's pastry for breakfast, Giacomo Arengario's hot dishes for lunch, as well as salads and sandwiches, and a wide selection of infusions at tea time. 🔝👍 Meet there this weekend? 😉 #giacomomilano #giacomoarengario #giacomobistrot #giacomorosticceria #giacomopasticceria #giacomoristorante #giacomocaffè #igersmilan bestfoodplaces #visitmilano #teatime #coffetime #breakfast #palazzorealemilano

A post shared by GIACOMO, Milano (@giacomo_milano) on

Caffé Fernanda
Brera 28, Pinacoteca de Brera
www.giacomocaffe.com

El bar bistró de la Pinacoteca di Brera es un bar que acompaña la hermosura que desprende uno de los museos más importantes de la ciudad y sede de la Academia de Bellas Artes. Cafetería y pequeña cocina, se lo puede visitar en distintos momentos del día.

Pasticceria Cova
Via Montenapoleone, 8
www.pasticceriacova.com

Su fundador fue Antonio Cova, un soldado de Napoleón que en 1817 decidió abrir este café-pastelería muy cerca del Teatro La Scala. Este café es parte de la historia de esta ciudad: aquí se reúnen los patriotas que en 1848 promovieron los motines revolucionarios de los «Cinco Días» contra los austríacos; es un salón de baile para la alta sociedad y un centro de reuniones y entretenimiento nocturno.

Además de un hermoso patio y el exquisito café, este bar es ideal para probar cosas dulces.

Pasticceria Cova
Corso Genova 1
www.pasticceriacucchi.it

Fundada en 1936 por Luigi Cucchi y su esposa Vittorina como ‘Café Chantant’. Destrozado por los bombardeos de las fuerzas aliadas en agosto de 1943, el bar fue rápidamente reconstruido, asumiendo su identidad definitiva como pastelería, conservando en su esencia las huellas de su pasado: está inmerso en una habitación de estilo de los años ’50 amueblada con preciosos candelabros y gabinetes dantan, lejos de cualquier forma de modernidad y diseño contemporáneo.

La cocina de Cucchi elabora todo el año el famoso Panettone milanés, dando a cada cliente la oportunidad de degustar una rebanada acompañada de una bebida caliente o comprar una entera para sorprender durante un evento para recordar. Su lema es «Todo alrededor ha cambiado, Cucchi permaneció exactamente como era».

Flagship Store Lavazza
Piazza San Fedele 2
www.lavazza.it/it/chi-siamo/stores/flagshipstore

Lavazza, la famosa marca de café originaria de Torino, abrió una tienda única en una de las plazas más hermosas de la ciudad con la iglesia de San Fedele de testigo. El café milanés se divide en: una zona dedicado al clásico café espresso; otra para el café filtrado; el rincón del café tostado y molido, y un Coffee Design, un mostrador dedicado a los cócteles, las bebidas de café y las propuestas gastronómicas más deliciosas.

Starbucks Reserve Roastery 
Via Cordusio 1
www.starbucksreserve.com

Una cafetería que generó mucho revuelo es la Starbucks Reserve Roastery de Milán. Ubicada en un edificio histórico del correo nacional, esta sucursal de Starbucks abrió en septiembre del 2018 y fue, aunque no lo crean, la primera tienda de la marca en toda Italia. Precios más altos que la media, incluso en la barra, el lugar es una verdadera joya arquitectónica. Se pueden encontrar cafés traídos de todas partes del mundo, y sólo por verlo por dentro vale la pena darse una vuelta.

 

Bar Magenta
Via Carducci 13
www.barmagenta.it

Abierto desde 1907, muy cerca de Estación Cadorna y de la Iglesia Santa María delle Grazie, donde está el Cenacolo de Leonardo da Vinci, el Bar Magenta es un bar histórico, a la antigua, con viejas mesas de madera y una ambientación de época, el bar ha acompañado la historia de Milán desde ha un siglo. Medio millón de personas lo visitan cada año.

 

 

Pasticceria Marchesi
Galería Vittorio Emanuele II
www.pasticceriamarchesi.com

Marchesi 1824 es una de las pastelerías más antiguas y famosas de Milán. Sinónimo de excelencia para la oferta de repostería y chocolate, y para la elaboración del Panettone, el postre típico milanés. Tiene varias sedes, una más hermosa que la otra, pero la de la Galería Vittorio Emanuele vale la pena conocerla, porque además de disfrutar de un rico café acompañado con algún dulce, tiene unas vistas muy especiales.