La ciudad tiene una gran oferta de actividades de todo tipo para disfrutarla sin necesidad de gastar dinero o gastando muy poco. Algunas ideas para disfrutar Milán de una manera distinta.

L a ciudad de Milán es un lugar apasionante. Cuna industrial de la Italia moderna y capital del diseño, nada tiene que envidiarle a las grandes capitales europeas. Si bien es una de las ciudades más costosas del país, muchas actividades, paseos y lugares son gratis o cuestan muy poco. Una lista de opciones para los que cuidan sus bolsillos:

1. Entrar al Duomo

La Catedral de Milán es sin dudas el ícono de la ciudad. Ubicada en Piazza del Duomo, este gran coloso de mármol es lo más requerido por los turistas, que hacen colas larguísimas para poder visitarlo por dentro. La entrada cuesta 3 euros sólo para entrar a la catedral, si se quiere visitar las terrazas, habrá que gastar un poco más.

Si bien el precio es bastante accesible, se puede recurrir a una de las puertas laterales de la iglesia y solicitar entrar como un fiel, lo cual es totalmente gratis. Eso sí, no se puede caminar demasiado o sacar fotos. Otra opción es recorrerlo en su parte externa, donde se pueden ver más de 3 mil estatuas y encontrar muchas con representaciones extrañas.

View this post on Instagram

El Duomo de Milán, la iglesia gótica más grande de Italia. Una obra colectiva en la que el pueblo milanes lo dejó todo y que hoy define la ciudad y asombra a hombres y mujeres de religiones y orígenes varios. Su puerta principal, fue colocada en 1950 dando por terminada una obra empezada a finales del 1300. Bienvenidos a Milán, voy a tratar de contarles esta ciudad a través de crónicas y fotos, para se enamoren como yo, de este lugar maravilloso. . . #milan #cronicasdemilan #yoamomilan #duomodemilan #milano #vivimilano #duomomilano #ilovemilan #italy #italy🇮🇹 #italia #milanocity #milanodabere #milanotoday #milanodaclick #ig_milano #ig_milan #instamilan #instamilano #lombardia #loves_milano #lombardia #inlombardia

A post shared by Crónicas de Milán (@cronicasdemilan) on

2. Visitar el Castillo Sforzesco y el Parque Sempione

Es otro de los monumentos emblemáticos de Milán. La corte de la familia Sforza fue uno de los castillos más magníficos de toda Italia y hoy alberga importantes museos y es la puerta de entrada del Parque Sempione, uno de los más lindos de la ciudad.

Si bien la entrada a los museos no es costosa, el primer domingo de cada mes, el ingreso es libre y gratuito. El parque, es ideal para hacer un paseo y tomar algo en alguno de los bares del centro del mismo. Si se lo recorre completo, se puede llegar hasta el Arco de la Paz, un arco triunfal construido por Napoleón Bonaparte y que marca en línea recta, el camino hacia París.

La historia del Castello Sforzesco: la roca de Milán

3. La iglesia de Santa Maria presso San Satiro

Con entrada gratuita, esta iglesia fue construída en el Siglo XV y es mundialmente conocida por tener un “Falso coro” de Bramante, una pintura renacentista basada en la perspectiva, la cual da la sensación de que la capilla es muy grande, cuando en realidad tiene muy pocos metros. San Satiro se encuentra muy cerca del Duomo, por Via Torino.

Una de las mejores cosas que tiene este lugar, es que es muy poco conocido por los turistas, por lo que se puede acceder sin problemas y con mucha tranquilidad.

View this post on Instagram

Una iglesia con una historia diferente, esa es San Satiro, una capilla un poco escondida de Via Torino, la calle de las tiendas comerciales. Leyendas de milagros e historias de tiempos perdidos, esta iglesia fue intervenida por el arquitecto renacentista Donato Bramante. Había que hacer un altar, pero el espacio era poco. Bramante utilizará entonces el nuevo concepto tan en boga en ese momento: la perspectiva. Si uno se para frente al altar, tenemos la impresión de que el coro es muy profundo. Pero cuando nos acercamos, el truco se desvanece: sólo tiene 97 cm. Un milagro óptico. .. .. #milan #cronicasdemilan #yoamomilan #milano #vivimilano #duomomilano #ilovemilan #italy #italy🇮🇹 #italia #milanocity #milanodabere #milanotoday #milanodaclick #ig_milano #ig_milan #instamilan #instamilano #lombardia #loves_milano #inlombardia #lombardia#bestmilanopics #milano_in #milanovistadavoi #milano_bestphoto #milanophotoevents #milanovistadavoi #sansatiro #chiesa #iglesias

A post shared by Crónicas de Milán (@cronicasdemilan) on

4. Ir a los Naviglii

Estos canales construídos para el transporte del mármol del Duomo y que han servido durante siglos para el desarrollo económico de la ciudad, hoy se han convertido en uno de los lugares de entretenimiento y esparcimientos con más onda de Milán.

Lleno de bares, pizzerías, trattorias y carritos de street food, una vuelta por estos dos canales te hará sentir que estas en Amsterdam. En Italia está permitido tomar cerveza en la vía pública, por lo que disfrutar de una mirando el atardecer sobre el canal puede ser un excelente plan para despedir el día.

7. Ir al Teatro de la Scala con billetes de “último momento”

Es considerado uno de los teatros más lindos y con mejor acústica del mundo. Para la presentación de la temporada es recurrente que acuda desde el Presidente de la Nación hasta las figuras más renombradas del espectáculo y la cultura de Italia.

Si te interesa la ópera un truco es comprar las entradas de último momento. Para ello, hay que presentarse el día del espectáculo que se quiera disfrutar, a las 13 del mediodía y anotarse en una lista de “espera”, en la billetería. Con paciencia, es indispensable volver a las 17,30 horas para hacerse de los tickets disponibles – si es que los hay – a precios que pueden rondar los 13 o 15 euros. Es indispensable realizar el pedido con un documento válido.

La Scala de Milán: el teatro insignia de la ciudad

View this post on Instagram

Una mirada desde el palco del Teatro alla Scala, una de las cunas del melodrama mundial. Lugar con mucha historia peor también con lo último en tecnología. … 🎭 Fue construido por María Teresa de Austria, la emperatriz que a fines del 1700 gobernaba la ciudad. .. 💣 Fue el primer edificio en ser reconstruido en Milán a penas finalizada la IIGM en 1945. .. 🃏 Originariamente era un teatro social, donde las familias patricias milanesas pasaban los días enteros jugando juegos de azar y hasta incluso cocinando. De ahí que los palcos no permiten una buena visión desde todos los asientos: las obras sobre el escenario eran un complemento. … #milan #cronicasdemilan #yoamomilan #duomodemilan #milano #vivimilano #duomomilano #ilovemilan #italy #italy🇮🇹 #italia #milanocity #milanodabere #milanotoday #milanodaclick #ig_milano #ig_milan #instamilan #instamilano #lombardia #loves_milano #inlombardia #lombardia #teatroallascala #teatroallascaladimilano #lascala #teatro

A post shared by Crónicas de Milán (@cronicasdemilan) on

8. Dar una vuelta por la Galería Vittorio Emanuele II

La gran galería techada que conecta la Plaza del Duomo con la Plaza de la Scala, es un paseo muy concurrido por turistas y locales, al que tarde o temprano terminarás atravesando ya que es un paso obligado por el que camina por el centro.

Construída a fines del 1800 en honor al Rey de la unificación italiana, esta galería guarda varias leyendas de tragedias y mala suerte. Hoy, convertida en el “salón” de Milán, deslumbra por su belleza a todo el que la visita.

Verás que en una de sus entradas, las personas se amontonan junto al escudo de Torino representado en el suelo de la galería. La leyenda cuenta que quien gira sobre su talón derecho sobre los testículos del toro por tres veces, tendrá buena suerte. Eso sí, hay que girar para atrás!

9. Entrar a una iglesia construida con huesos humanos

Sin dudas la iglesia más extraña de Milán: San Bernardino alle Ossa ( a los huesos) fue construída en el Siglo XII y junto a su nave central se puede llegar al “ossario”, una capilla donde cientos de calaveras y restos humanos decoran las paredes. Son varias las leyendas sobre el origen de estos huesos: un viejo hospital, delincuentes decapitados o cristianos mártires de las Cruzadas. Un lugar especial no apto para miedosos.

View this post on Instagram

¿Conoces esta iglesia? Por fuera no nos dice mucho pero por dentro te aseguro que un poco de escozor vas a sentir. Se llama San Bernardino alle Ossa (a los huesos) y tiene las paredes de su capilla repleta de calaveras humanas. . Curiosidades y tips: . 🕍 Queda muy cerca del Duomo de Milán, y su ingreso es gratuito. Está en la plaza Santo Stefano, junto a otra iglesia con ese nombre. . 💀 Fue construida en el 1127 muy cerca de un cementerio, que al quedarse sin lugar, se creó un "ossario" donde dejar los restos óseos de los fallecidos. . 😱 Las leyendas hablan de que se tratarían de cristianos mártires o de delincuentes decapitados. . 🕯️Hay personas que les dejan mensajes entre los huesos a sus muertos, seguros de que los recibirán en el más allá. .. Más fotos en las historias! … #milan #cronicasdemilan #yoamomilan #duomodemilan #milano #vivimilano #duomomilano #ilovemilan #italy #italy🇮🇹 #italia #milanocity #milanodabere #milanotoday #milanodaclick #ig_milano #ig_milan #instamilan #instamilano #lombardia #loves_milano #inlombardia #lombardia#bestmilanopics #milano_in #lagenteenmilan #milano_bestphoto #sanbernardino #chiessa #osse #Iglesia

A post shared by Crónicas de Milán (@cronicasdemilan) on

10. El Bosco Verticale

La parte más nueva de la ciudad, donde se encuentra la plaza Gae Aulenti, la plaza del Futuro. Diseñada por el arquitecto argentino César Pelli esta plaza tiene todo lo necesario para ser considerado uno de los lugares más innovativos del mundo: un centro comercial que se alimenta de paneles solares, edificios recubiertos de árboles y plantas.

En el centro comercial se puede encontrar unos tubos comunicadores con la ciudad, una fuente de aguas danzantes, la plaza de la Biblioteca de los Árboles y los rascacielos más altos de la ciudad.

11. Un paseo en Tram

Varias son las líneas de tranvía en la ciudad que todavía utilizan los viejos vehículos de los años ´20. Todos de madera, de andar sereno y con una pequeña capacidad, los Tram históricos fueron recuperados y restaurados luego de su destrucción durante la II Guerra Mundial. Hay varias líneas, pero quizás la 1 y la 2, son las mejores opciones para dar un paseo por la ciudad, yendo de barrios más alejados hasta el mismo centro de la ciudad.

Con un billete de 2 euros, cuya duración es de 90 minutos, se lo puede tomar tanto de ida como de vuelta. Una forma distinta de pasear por Milán.

View this post on Instagram

El tranvía de Milán, serie 1500, originales de fines de los años 20, todavía funcionado. . 🚋 Muchos de estos trenes fueron destruidos con los bombardeos de los aliados durante la IIGM, que fuertemente golpearon la ciudad. .. 🚋 Originariamente de dos puertas, luego se les agregó una para permitir el flujo de pasajeros y hacerlos más funcionales. … 🚋 También contaban en la parte de atrás con el sector fumadores. ………..🚋🚋🚋………. #milan #cronicasdemilan #yoamomilan #duomodemilan #milano #vivimilano #duomomilano #ilovemilan #italy #italy🇮🇹 #italia #milanocity #milanodabere #milanotoday #milanodaclick #ig_milano #ig_milan #instamilan #instamilano #lombardia #loves_milano #tram #tranvia #tramMilan #atm #inlombardia #lombardia

A post shared by Crónicas de Milán (@cronicasdemilan) on

12. El Palazzo Reale

El viejo palacio ducal ha visto pasar la vida de esta ciudad por siglos. Construído en el S XIIIde estilo neoclásico, ha sido por mucho tiempo la sede de los duques de Milán y luego de los distintos gobiernos hasta convertirse en museo.

Por lo general, se pueden encontrar muestras artísticas de ingreso gratuito, que además de llevarnos a conocer un poco del arte contemporáneo nos permiten descubrir este viejo edificio lleno de magia e historia. En el hall central, un gran cuadro de la Emperatriz María Teresa de Austria.

View this post on Instagram

Palacio Real, el hoy museo fue la primera residencia de los Duques de Milán y sede del gobierno local por varios siglos. Ubicado frente al Duomo, este palacio noble es hoy un polo cultural de la ciudad. Por lo general hay muestras gratuitas, y otras que no lo son pero que hospedan artistas internacionales de gran nombre. En su interior, se impone la imagen de María Teresa de Austria, la emperatriz que gobernó Milán durante el 1800 y que fue la encargada de hacer de ésta, la ciudad más "iluminada" de Italia. .. .. #milan #cronicasdemilan #yoamomilan #duomodemilan #milano #vivimilano #duomomilano #ilovemilan #italy #italy🇮🇹 #italia #milanocity #milanodabere #milanotoday #milanodaclick #ig_milano #ig_milan #instamilan #instamilano #lombardia #loves_milano #inlombardia #lombardia#bestmilanopics #milano_in #lagenteenmilan #milanovistadavoi #milano_bestphoto #milanophotoevents #milanovistadavoi #palazzoreale

A post shared by Crónicas de Milán (@cronicasdemilan) on