En la región del Trentino, las Dolomitas son una zona de montañas Patrimonio de la Humanidad que enamora a simple vista. ¿Cómo visitarlas con niños? Tres ideas para recorrerlas en familia.

Unas vacaciones en el Trentito con niños puede ser una verdadera aventura entre montañas, refugios y actividades al aire libre. Tres ideas para viajar a las Dolomitas con niños y disfrutar de uno de los lugares más increíbles de Italia.

1. Caminatas por la montaña

Las Dolomitas son un entorno montañoso ideal para hacer paseos con niños e incluso con carritos para bebés. Los senderos para hacer trekking son de baja intensidad y durabilidad, bien marcados y seguros.

Un buen itinerario para hacer con niños en esta zona es el que va de  San Martino di Castrozza a Malga Juribello: pasando Passo Rolley cruzando la carretera, se llega a un camino ancho, liso y blanco rodeando de un frondoso bosque. En el medio del paseo, se pasarán por algunos miradores panorámicos que te dejarán con la boca abierta.

Con no más de 40 minutos a pie se llega a la cabaña Malga Juribello, administrada por la Federación Provincial de Criadores, con más de 150 vacas y animales varios para disfrutar del contacto con la naturaleza. Este lugar, ubicado en el corazón del Parque Natural Paneveggio recibe a grupos de visitantes para conocer su quesería, donde se pueden ver demostraciones de elaboración y ordeño de queso, acompañadas de visitas guiadas por la zona.

Las actividades son gratuitas pero hay que reservar para el almuerzo. Tel. 348 8925841.

 

 

Otro itinerario recomendado para hacer con niños en Dolomitas es el que une Val di Fiemme con Latemarium.

Si bien está a 2333 metros sobre el nivel del mar, la ruta no es particularmente exigente. El recorrido es enriquecido con carteles que informan sobre la flora y fauna del lugar, por lo que es muy interesante para aprender sobre Dolomitas, un lugar Patrimonio de la Humanidad. Este paseo tiene como particularidad una gran cantidad de vistas panorámicas, donde se destacar la de los Alpes de Ötztal, los Alpes de Stubai y los Alpes de Zillertal. Se pueden encontrar más senderos en el sitio Oficial de Turismo de Trentino.

 

2. Sendero para recorrer en bici en el Valle del Chiese

Si hay algo que tiene Dolomitas es una gran cantidad de pistas para bicicletas: en total, la región posee 400 km de estos carriles. Los amantes de este vehículo podrán recorrer el Valle del Chiese con total seguridad, atravesando paisajes increíbles y pequeños pueblos de montaña.

Un buen punto de partida es a orillas del lago Idro: siguiendo hacia el norte por unos 20 km. el recorrido te llevará por los pueblos de Pieve di Bono-Prezzo, Borgo Chiese, Condino y Quartinago di Cimego, muy conocido por sus increíbles mercaditos navideños.

El recorrido es ideal para realizar con niños ya que no tiene grandes desniveles además de estar asfaltado. Acompañados siempre del río, este camino pasará por viejos puentes de madera, pasarelas peatonales en el medio de la naturaleza, trincheras y fortalezas de la II Guerra Mundial.

 

 

3. Dormir en un refugio de montaña

Yendo aguas arribas de Luserna, se encuentra el refugio Malga Campo, la vieja cabaña de la familia Von Trapp que pasó a manos públicas y fue convertida en un refugio. Lugar ideal para llegar con la familia, aunque también para senderistas y aficionados a la bicicleta, este lugar se caracteriza por su tranquilidad y su buena comida. Es petfriendly y es necesario hacer reserva.

 

 

Se puede llegar al refugio a través de 3 itinerarios: El primero es el más corto -dura 20 minutos- y sigue el camino forestal. El segundo, es el llamado «Camino del Imaginario», dura dos horas y a su paso sepueden ver esculturas de madera que cuentan viejas leyendas de la zona. El último, también llamado «De las historias a la historia», también tiene una duración de 2 horas a pie y se pasará por el Fuerte Lusérn, construido en la Gran Guerra.