Rodado enteramente en Sicilia, la historia de Toto y Alfredo transcurre en Giancaldo, un pueblo imaginario construido con los mejores lugares de la parte occidental de la isla italiana. Un mapa para descubrir el film a través de sus locations.

Nuevo Cinema Paraíso es una película para ver un millón de veces. Guionada y dirigida por el genial Giuseppe Tornatore, el film nos muestra la dramática situación que se vivía en Italia en los años de la posguerra. Pero no sólo nos habla de esa época del mundo, Cinema Paraíso enfrenta una serie de temas que son siempre universales: la falta de trabajo, la inmigración, el amor perdido y sobre todo la amistad.

Las ubicaciones de la película de Tornatore filmada en 1988 se encuentran dispersas por toda la Sicilia occidental y en particular en la provincia de Palermo, de la cual el director es originario. La “sicilianidad” es algo que ronda continuamente la película, y para todos los que tuvieron la oportunidad de conocer este maravilloso lugar, entenderán y se sentirán conmovidos ante tan sincera descubierta: el siciliano que deja su tierra, ya sea para andar en Argentina, a Roma o Milán, y la nostalgia y el dolor que eso siempre contrae.

La historia tiene lugar en un pueblo siciliano llamado Giancaldo, un pueblo que no existe realmente pero que está hecho de varios pueblos. Giancaldo es una montaña con vistas a Bagheria, una pequeña ciudad con vistas al mar donde el director nació, creció y filmó otra de sus películas: Baaria (2009), que es como se pronuncia Bagheria en el dialecto local.

Generando una atmósfera única, el director eligió diversas locations de la isla para dar vida a este pueblo mágico, donde a través del cine, podemos ver la dura realidad de la Italia de esa época.

Set principal

El poblado de Palazzo Adriano, fue la localidad utilizada para realizar el set central de Nuovo Cinema Paradiso, sobre todo la plaza Umberto I, donde se encontraba el cine. Ubicada en las montañas Sicani, siempre en Palermo, en este pequeño poblado del 1400 se puede encontrar hoy el Museo Cinema Paradiso, donde se guardan algunos recuerdos, como la bicicleta de Alfredo y muchas fotos del set.

En este lugar, en el 1700, se refugiaron los albaneses que escapaban de la invasión turca, llevando sus costumbres y rituales religiosos, que al mezclarse con el legado griego y la cultura latina, dándole a la zona una impronta única.

Un personaje real que existía en Palazzo Adriano, llamado Saverino, todos los días recorría la pequeña plaza del pueblo gritando “la plaza es mía, la plaza es mía”, caminando nervioso en círculos y quedándose allí hasta bien entrada la noche. Tornatore incluye a este personaje en el film, y cuenta la leyenda que incluso interrumpió la filmación gritando su frase célebre.

Esa fuente, construida en 1608, se encuentra realmente en el centro de Palazzo Adriano,  y está decorada con un jarrón con una piña de estilo barroco, realizado por Vito Lo Domino. Es además, en las paredes de las casas de esa plaza, donde Alfredo y Toto proyectan la película “Los bomberos de Viggiù”.

Iglesias

Dos iglesias aparecen en la película: la de María Santissima Assunta, adornada con estucos y con el arte de Giuseppe Patania de Palermo y la iglesia María Santissima del Carmelo, la cual se utilizó para los interiores del cine, caracterizada por tener una sola nave y una majestuosa puerta de entrada.

El incendio del cine

¿Qué pasó realmente con el Nuovo Cinema Paradiso? Si bien en la película se incendió debido a una distracción de Alfredo, en realidad fue destruido para dar lugar a la construcción de una calle. El cine, había sido levantado específicamente para el rodaje de la película, y estaba ubicado junto a la hermosa fuente octogonal medieval.

Otras locations

Además de la ciudad de Bagheria, pueblos como Cefalú, Castelbuono, Chiusa Sclafani, San Nicola l’Arena, Santa Flavia y Termini Imerese fueron otros de los lugares donde se hicieron tomas de la película. En Cefalú, por ejemplo, es donde se encuentra Toto y Elena después de 30 años.

Se utilizaron también las ruinas del teatro en la ciudad de Poggioreale, destruidas por el terremoto del valle de Belice en 1968, para las imágenes en las que Toto camina con su madre después de haber recibido la noticia de la muerte de su padre, mostrando la destrucción que había dejado los bombardeos aliados de la II Guerra Mundial. En cambio, las imágenes de la despedida de Toto fueron filmadas en la vieja estación de Lascari, la cual fue destruída. De Castelbuono se utilizó el Castello di Ventimiglia para dar vida a la escuela de Toto.

Tornatore recurre a algunos lugares con mar para poder contar cómo es Sicilia realmente, ya que sin la esencia de estos lugares la película no hubiera reflejado la verdadera naturaleza de la obra. El mar turquesa rodeado de los borgos, las villas medievales talladas en las rocas, los pescadores y la tranquilidad de esas costas de encanto, son la esencia de esta región del sur de Italia, de ahí la necesidad de armar un pueblo, hecho de muchos.

Sobre la película

Estrenada en 1988, originalmente Nuovo Cinema Paradiso duraba 155 minutos, pero producto del bajo éxito que tuvo en Italia al momento de su estreno, fue recortada a 123 minutos para su estreno mundial. Fue un verdadero suceso internacional, al ganar el Óscar a la mejor película de habla no inglesa. La música forma parte de las bandas sonoras del cine europeo más aclamadas mundialmente. El «tema de amor» fue compuesto por Andrea Morricone mientras todavía estudiaba en el Conservatorio, siendo su primera composición cinematográfica.

La trama del film está inspirada en la vida del proyectador siciliano Mimmo Pintacuda, un amigo y maestro del director, quien fue el encargado de introducirlo en el mundo de la fotografía y el cine. Existe un cine en Argentina, en la ciudad de La Plata, ubicado en la calle 46 entre 10 y 11, llamado Cinema Paradiso en honor a la película.

En septiembre de 2014,​ coincidiendo con su vigesimoquinto aniversario, la película volvió a estrenarse en salas de cine totalmente remasterizada.